Big Brother is watching you!

El término, si se le puede llamar 'término' a este tándem de adjetivo-sustantivo, "Big Brother" fue creado por el escritor británico George Orwell para su novela futurista "1984", escrita en 1948.

"1984" es el año de un sistema totalitario mundial, máquina social sempiterna de arrasar identidades que se yergue invencible. Pero también es cuando su personaje Winston comienza a escribir su historia, a balbucear su rebeldía, a reconstruir el pasado, el presente y el futuro. El buscará una salida "-...donde no hay oscuridad..."

Esta novela fue casi un ataque directo a la U.R.S.S. y el nombre del personaje, The Big Brother, se utiliza siempre para referirse a gobiernos autoritarios o que vigilan a su ciudadanía en exceso y controlan la información producida y dirigida desde y hacia su población.

Con la aparición, de un buen tiempo a esta parte, del programa televisivo que lleva el mismo nombre, Big Brother o Gran Hermano, la expresión (o término como dijera antes) se popularizó y mucho, aunque no siempre para referirse a lo mismo para lo que se la utilizaba antes.



Dos décadas después (de "1984" me refiero) la "profecía" de Orwell toma un extraño giro y, paradójicamente, la coerción totalitaria reflejada en la novela del británico resulta menos influyente en los ciudadanos que el programa televisivo en cuestión, cuya influencia dista mucho de ser benigna.

Es llamativo el éxito mundial de este programa que se basa, ni mas ni menos, en la degradación de sus participantes.

Sus vidas privadas son expuestas, espiadas y discutidas por millones de personas, dejando secuelas psicológicas por el resto de sus vidas (ya carentes de privacidad).

El programa televisivo va mas allá de la novela de Orwell permitiendo a cada televidente transformarse en aquel dictador omnipresente que suponía el "Big Brother".

"Gran Hermano", el programa de TV, propone un orden social en que lo normal es que "se excluya a los demás", ofreciéndonos un lugar de privilegio en la sociedad excluyente y excluídora.

¿Qué hace un televidente cuando asume rol protagónico en la exclusión de los participantes decidiendo quién debe ser expulsado?

No hace otra cosa que identificarse con la "ideología del poderoso" banalizando la exclusión social y sentándose a la mesa de la "Velada de Gala" (léase "Velada de Exclusión"), ocupando un lugar mas de ella con su smoking imaginario, ya que "Big Brother" lo hizo partícipe de este juicio sin fiscales ni jurado.

Mediante el programa, el televidente se identifica inmediatamente con el "agresor" en esta colaboración enfermiza tendiente a reprimir, castigar y anular cualquier acción contestataria.

Por eso digo que su efecto es superior al del Big Brother original, el de Orwell.

Aquél era el poder mismo con forma de dictador omnipresente.

En este, el poder se vale de idiotas útiles impostados en verdugos pero que al final de cuentas son tan prescindibles como sus víctimas.


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Aquél "Gordo de Rambo"...




Quien fue muy amigo de consumir cine se habrá topado una y mil veces con este rostro.

Sobre todo en los '80 y los '90.

Es que Brian Dennehy, así se llama "el Gordo de Rambo", trabajó a destajo en la "Industria Hollywoodense" por aquellos años.

Luego, sin saber cómo y por qué razón, se lo vió muy poco por la pantalla grande.

Me enteré, al repasar un poco su caso y antes de escribir este artículo, que sí apareció y mucho por la TV de EEUU.

¿Cómo es que me vino ahora a la mente este pintoresco personaje?

Bueno, perdiendo un poco el tiempo por internet me topé con la 61° entrega de premios Tony y acá estaba el bueno de Brian como anfitrión.

Como si esto fuera poco, hacían allí referencia a su participación en la animada Ratatouille en donde presta su voz al personaje Djanjo.

Entonces me dije a mi mismo: "-¡Pero si es el Gordo de Rambo!" "-...aquél que veía hasta en la sopa y que, de repente, no volví a ver jamás.."

Imagino que el sentimiento resultará, para todos los que vimos mucho cine repito, idéntico.

Dennehy trabajó mucho en TV pero sus participaciones en cine no han pasado desapercibidas.



¿Quién no recuerda Gorky Park, Cocoon, FX, Silverado?

¿O la muy buena interpretación (quizás su mejor performance) en la también muy buena "The Belly of an Architect"?

¿O su trabajo en Presumed Innocentet junto a Harrison Ford tal vez?

Y por supuesto... Rambo. ¿Quién no recuerda al Sheriff de Rambo?

Es que este tipo apareció en tantas películas que lo raro era no verlo en alguna.

Viendo días pasados, como dije, su estado actual en la entrega de los Tony no podía dar crédito de que ése vejete calvo, y ya no tan voluminoso, no era otro que Dennehy.



Es todo, simplemente me acordé del "Gordo de Rambo" y no quise dejar pasar la oportunidad de evocarlo desde este espacio.


Ir a la web del autor --> KO12



[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

¿Qué culpa tiene el tomate?

Tal y como arranca aquella canción entonada durante la Guerra Civil Española me hago la pregunta que lleva por título este artículo...

Es que por estos días en nuestro "Buenos Aires Querido" el "Tema Tomate" está al rojo vivo.

Y no es para menos ya que el kilo del codiciado alimento rojo pasó de unos tres pesitos a unos dieciséis mangos.

Si las matemáticas no fallan hablamos de que se le aplicó un aumento del 433%.

Y el aumento castigó a todos los tomates. Por supuesto que no me refiero a todas las "unidades", claro está, sino a todas sus variantes: "Larga vida", "Perita", "Cherry", etc. etc.

La verdad es que nunca había notado todo lo que significa el tomate en la vida de cualquier porteño.

Es que ahora que cuesta tan caro, y merced al boicot declarado a partir de ayer arengando a los consumidores a no comprar tomates de ningún tipo, uno se da cuenta de toda la falta que hace habitualmente el tomate y de lo poco que se lo considera y pondera.

El último fin de semana, y sin ir mas lejos, caí en la negativa cuenta de lo difícil que resulta la vida sin tomates.

Graficaré un poco el caso...

Todo arrancó el sábado a mediodía cuando comí en familia el consabido asadito de fin de semana y allí tuvo lugar un diálogo como el que sigue:

"-¿La ensalada mixta dónde está?" Pregunté yo.

"-¿Cómo? ¡Con lo caro que está el tomate! Nooo, ¡ni locos! Tomá que te sirvo un poco de 'rusa'..."

Pero el tomate aplaca un poco el fuego provocado por las achuras, sépanlo.

Y hasta ahora que no lo tuve no había reparado en tal noble virtud.

El choripán por dar otro ejemplo...

La otrora barata "salsa criolla", que no es otra cosa que cebolla y tomate cortados bien jodidamente chiquititos, es de características mágicas para acompañar al embutido asado y envuelto en pan de fonda.

Como que contraresta cual sal efervescente la acción maligna del grasoso clásico gastronómico.

¿Y al Bife de Chorizo? ¿Con qué lo va a acompañar uno si no es con una buena "ensalada mixta"?

Porque podrá haber dudas de si le ponemos aceite de uva, de girasol, mezcla o de oliva.

De si usamos vinagre de manzana, de vino o aceto balsámico.

Pero de que la ensalada debe ser "mixta" (léase lechuga, tomate y cebolla) no hay ninguna duda al respecto.

Como medio embroncado por la falta de ensalada acompañando aquél asado vespertino, me encontré con amigos por la noche (a ver boxeo) y qué mejor que ir luego a... ¡una pizzería!

Fue unánime la decisión.

Entonces nos propusimos comer alguna pizza de las clásicas y baratas, como la de muzzarella 'a secas' y una de "línea media" como la "napolitana"...

¡Oh sorpresa!

Claro, la pizza de muzzarella (la pizza común, bah) lleva salsa de tomate. Y la napolitana lleva además rodajas (de tomate, claro) sobre toda la pizza; una por porción mínimamente.

Resultó que estas dos pizzas salían mas caras que otras que históricamente tuvieron precios elevados.

Así que cambiamos el menú original por una fugazzetta rellena, una de provolone y aceitunas negras, y fainá por supuesto.

¡Y nos salió mas barato!

Pero igual, nos quedamos como en falta con algo, carentes del fruto rojo...



Domingo al mediodía suponía el desquite de cualquier porteño ávido de ingerir tomates en alguna de sus variantes.

No es que los porteños estemos "habitualmente ávidos de comer tomates", no.

Sino que basta para que se diga que algo es prohibitivo (o que resulta imposible de conseguir, o hay que viajar kilómetros para dar con lo mejor de algo, etc.) para que los rioplatenses queramos tenerlo y en cantidad.

Sigo...

Decía que mi esperanza se cifraba en la famosa pasta dominguera... No podía fallar.

Seca o rellena, de seguro vendría con salsa filetto o tuco...

¡Pero no!

¡Me cago en los tallarines con manteca viejo!

¡Déjenme de lasagna con salsa blanca!

Este domingo quería unos fetuccinis caseros con bolognesa, pucha digo.

¿Es que no habrá forma de que pueda saborear un tomate por estos días digo yo?

Bueno, no importa, no perdí la fe por entonces.

A la tarde, en Palermo y disfrutando una de 1600 metros de Grupo III de la escala internacional, me acerqué al vendedor de panchos (hot-dogs por si algún gringo lee esto alguna vez):

"-Deme uno súper y una espray" le digo (y ya sé que se escribe Sprite pero se dice "espray" ¿o no?).

"-Póngale mucho kechup maestro" continúo (y también sé que se escribe con "t", pero en este caso es una "t muda").

"-No jefe" contesta el vendedor, "-kechu no hay" continúa, "-¿No vió como subieron lo' tomate'?" "-Y con el tomate aumentaron todo' su' derivado', vea..."

¡Pero me caigo y me levanto!

Pero así fue por estos días. Degustar un tomate (o derivado como dijo el panchero) se convirtió en una misión imposible.

Volvía con el auto buscando alguna fonda, bar, parrilla, etc como intentado el "desquite final".

En un distinguido restó del Barrio de Belgrano, que habitualmente pone en una pizarra en la calle su plato del día, con buen humor e ironía escribieron:

Plato del Día:
Tomates de la granja al
óleo, acompañados por Bife
de Chorizo a punto


Esto terminó de convencerme/resignarme y puse "pies en polvorosa" rajando para casita a hacer ayuno ya que lo único que quería yo era un buen par de tomates cortados al medio, con aceite de oliva y orégano.

El aviso, con su ironía, me indicó que mis intentos eran cuanto menos vanos.

Y es que este fruto está mas caro que el apreciado y clásico corte vacuno señalado en el menú.

Y aclaro que sí es un fruto porque también por estos días, y merced a nombrarlo tanto, muchos porfiaron su condición.

Pero el tomate es el fruto de la "tomatera" (o tomatero), planta americana de la familia de las solanáceas.

Y pensar que hay ciudades europeas en las que se practican cada año guerras "a tomatazo limpio" en las que luego quedan miles de metros de calles regados con jugo y pulpa de tomate.

Bueh, aléjome de aquél pensamiento transatlántico con un suspiro y vuelvo a lo mío. O sea, me voy "para el lado de los tomates" como se dice.

A apenas dos días de iniciado el "Boicot al Tomate", la venta del mismo bajó un 40%.

Pero los precios no.

Lo peor del caso es que no se ven directamente tomates por ningún lado...

¡Obvio que van a bajar las ventas si no hay existencia del producto!

Los indicadores económicos dicen que, igualmente, este problema continuará hasta fin de año.

A mi, lo que me causa bastante indignación es que los productores argumentan la suba en las heladas (aquellas que derivaron en una City Porteña nevada por el 9 de Julio).

¡Pero el 85% de la producción de tomates es en invernaderos!

No jodan che. Se quieren salvar a costillas del tomate que, a todo esto... ¿Qué culpa tiene el pobre?


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Al Maestro con cariño...


Miguel Gila Cuesta, o GILA "a secas" como se hacía llamar y como mejor se le conoció, nació en el andalucísimo barrio de Chamberí un 12 de marzo de 1919.

"-...lo hice de sorpresa, aguanté seis meses y luego nací solo en casa, aprovechando que mi madre no estaba porque había ido al mercado..."

Así decía Gila que había nacido...

Quedó sin padre a temprana edad y por dificultades económicas de su hogar abandonó los estudios a los 13 años para dedicarse a pintar automóviles.

Retomó luego estudios en mecánica de aviación trabajando en los Talleres Elizalde de Barcelona primero y en distintas tareas metalúrgicas y lugares relacionados siempre con la aueronáutica.

Como militante de las Juventudes Socialistas Unificadas se alistó como voluntario en julio del '36 en el Quinto Regimiento de Líster, al estallar la Guerra Civil.

Poco después, en diciembre del '38, cayó prisionero hasta mayo del '39 en un campo de detención de prisioneros de guerra. El mismo en que estuvo preso el poeta Miguel Hernández...

Pasó después por los penales de Yeserías, Carabanchel y Torrijos, para cumplir luego un servicio militar 'obligado' de cuatro años.

Durante el franquismo comenzó su trabajo como humorista gráfico en "La Exedra", revista editada en Salamanca por un grupo de universitarios hacia el año '43 y, más tarde, en "La Codorniz" y en "Hermano Lobo".

El éxito le llegó en el '51 cuando actuó en Madrid improvisando (como "espontáneo" decían por allí y por entonces) en el teatro de Fontalba donde sacó de la chistera un monólogo sobre su experiencia como voluntario en una guerra.

Durante toda ésa década del '50 actuó en la radio y hasta el '68 en que se exilió en Buenos Aires, y según dicen, para huir de una paternidad no reconocida.

Aquí trabajó e hizo también varias giras por toda Latinoamérica. Y desde el '77 también por España, a donde regresó definitivamente en el '85.

Como hijo de españoles en Buenos Aires que soy, recuerdo a Gila en la TV blanco y negro de la cocina de mi casa.

Lo "recuperé" luego a finales de los '80 con la llegada de la TV por Cable y sus canales internacionales en donde pudimos disfrutarlo otra vez por las señales Antena 3 y TVE.

El humor de Gila encontró el modo más frecuente de expresarse mediante monólogos y "diálogos figurados" al teléfono, cuyo costumbrismo ingenuo lindaba a veces con el surrealismo.



"-...pues... ¡Que se ponga!" Solía expresar en voz muy alta e imperativa solicitando que la persona con quien deseaba él comunicarse se acercase al tubo del teléfono.

Jamás tuvo que recurrir a la polémica, al insulto, a la burla. Mucho menos a la vulgaridad. Ni siquiera llegó a soltar alguna vez una palabra subida de tono.

No necesitó ninguno de estos 'malos recursos' Don Miguel para hacer reír y mucho a todo su público.

Falleció en el 2001 en Barcelona a causa de una insuficiencia respiratoria debida a una enfermedad pulmonar crónica que sufría.

Creo que para los españoles todos, y para gran parte de los argentinos que tuvimos oportunidad de disfrutarlo, con Gila se nos fue alguien "como de la familia"...

Desde este espacio quise brindarle este pequeño homenaje.

Donde quiera que esté Ud. Maestro, de seguro arrancará sonrisas a su alrededor. Me quedé corto, quise decir "carcajadas"...



Ir a la web del autor --> KO12


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Antípodas

Escribo este artículo para compartir con los lectores del Blog la letra de una canción de Javier Krahe.



Se trata de "Antípodas", canción que escribió para su disco "Dolor de Garganta" de 1999.

Particularmente me atrae esta letra porque Krahe logra hacer poesía con una métrica impensada.

No existe rima consonante alguna en su creación. Ni asonante tampoco.

La particularidad es que logra generar el poema con el uso, y abuso, de palabras esdrújulas.

Imagino lo que supuso darle sentido a esta creación circunscribiéndose y limitándose a palabras que tuvieran sólo este tipo de acentuación.

Pero el resultado es muy logrado.

Aquí va la letra de la canción...


Antípodas (por Javier Krahe)

En las Antípodas todo es idéntico,
tienen teléfonos, tienen semáforos
con automóviles, con sancristóbales,
muchos estómagos están a régimen.
Tienes políticos más bien estúpidos
pero son súbditos muy pusilánimes.
En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

La problemática es económica
y en lo teórico no son unánimes,
lo hay escépticos, los hay fanáticos,
pero en la práctica no ves apóstatas
sino en los márgenes o con prismáticos.
Y unos son míseros, otros son prósperos,
en las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Hay mundo artístico con gente excéntrica,
mundo científico con catedráticos
y cuerpo médico y casos clínicos.
La gente rústica puebla las fábricas
y los hipódromos los aristócratas.
Ciertos filósofos sienten escrúpulos.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Algunos fármacos son ilegítimos
pero hay gran tráfico, lo cual es lógico
porque los réditos son astronómicos
y hay muchas víctimas, hay muchas cárceles.
Voces hipócritas piden, coléricas
medidas drásticas, sillas eléctricas.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Los eclesiásticos desde sus púlpitos
causan catástrofes, y los omnímodos
poderes fácticos, hazañas bélicas
y actos vandálicos los energúmenos,
y los pacíficos, actos inútiles.
Entre los lúcidos cunde el desánimo.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Se dan fenómenos de rara índole:
idéntico a lo autóctono,
madres estériles con partos múltiples,
idéntico a lo autóctono,
problemas étnicos con los indígenas,
idéntico a lo autóctono,
falsas polémicas con los satélites,
idéntico a lo autóctono,
grandes espíritus viven recónditos,
idéntico a lo autóctono,
y hay lodos tóxicos abundantísimos...

En otros términos que están incómodos.
Pero es fantástico, martes y miércoles,
jueves y sábados, lunes y vísperas,
dan espectáculo con el esférico,
y allí, al unísono, arman escándalo
y es como un bálsamo para sus ánimas.
En las Antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Debajo (haciendo click en el triangulito de 'play') podrán escuchar el cover que hizo El Gran Wyoming para el disco homenaje a Javier Krahe:

boomp3.com



Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Los 300 espartanos...

Después de ver la película "300", me queda un sabor de boca un tanto... No diría amargo no. Pongámosle 'salado'.

En la línea de las películas épicas de los últimos tiempos, Braveheart, Gladiator, Troy (de paso aclaro que esta de Troya me decepcionó totalmente); "300" narra, o al menos lo intenta y de forma muy particular, la Batalla de las Termópilas que enfrentó a los dirigidos por el rey persa Jerjes I con los comandados por el rey espartano Leónidas.

Si bien pasa por alto unos cuantos hechos y acontecimientos dejando la rigurosidad histórica a un lado, 'simplificándola' mas bien, se centra casi específicamente en la batalla mencionada, primera en que las ciudades (polis) griegas se apoyan unas a otras.

Atenas apoyó a Esparta, suceso que la película 'pasa por alto' al igual que el hecho de que Jerjes I quería 'recuperar' terrenos persas que los griegos le arrebataran.

O sea que en la batalla que nos ocupa los persas intentaban recuperar lo suyo.

Pero, y de la misma manera que en los films americanos nuevos los "malos de la película" son iraníes e irakíes, en esta peli sus antepasados persas también lo son.



Otro 'pecado' de la película, quizás el mayor, es que en ánimo de darle ribetes de epopeya mayor de la que fue, exageraron muchísimo la diferencia entre las fuerzas...

Hacen ver más o menos que los espartanos peleaban con una desventaja de 100 a 1 cuando la realidad histórica señala que fue de unos 27 a 1 aproximadamente.

¡Ya era suficiente mérito! ¿O no?

300 eran estrictamente los hoplitas. Pero cada hoplita espartano contaba con dos sirvientes que hacían las veces de escuderos en las batallas y, por supuesto, participaban activamente en cada reyerta. Ahí ya teníamos unos 900 entonces.

Además, las fuerzas de coalición que se sumaron en su camino a las Termópilas sumaron como 7000.

Bueno, siguiendo con la Batalla de las Termópilas y dejando un poco de lado los números... Esta fue la primera de muchas otras batallas que se sucedieron en lo que históricamente se conoce como Guerras Médicas.

Y no voy a abundar en más detalles para que los que no conocen la historia no crean que estoy contando la película...

La calidad de las batallas sí está muy bien lograda y reflejada en pantalla, tanto como el 'espíritu espartano' en el campo del honor y sus costumbres de vida, que llevaron a que su gentilicio, 'espartano', se convirtiera en adjetivo.

Está para pasar el rato, si. Entretenida digamos. Pero no va a quedar en la historia como un film clásico. Seguro que no...


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Programas infantiles


Sintonizando la TV en los canales para chicos, tratando de tranquilizar a mi pequeño hijo y viendo si se entretenía con algo distinto que mi cara haciendo morisquetas, me encontré los últimos días con una variedad de programas infantiles increíble.

Sorprendentemente para mi, desconocedor absoluto de este rubro, noté que la gran mayoría de los programas tenían su lado didáctico.

Así encontré algunos que cada vez que incorporaban una nueva palabra al vocabulario hacían sonar un instrumento de viento y aplicaban luego el vocablo en distintas situaciones, otros que demostraban la importancia de compartir y otros valores, otros que enseñaban que ganar es menos importante que competir lealmente, etc. etc. etc.

Por estos días, que me tocó estar en casa al cuidado de mi primogénito, estuve muy concentrado en estos programas y calculando lo educativos que resultarán en unos meses, cuando sea un poquito mas grande.



Pero con el correr del calendario (que tampoco fueron tantos días sino una semanita) me surgió un interrogante: Estos programas son fantásticos pero... ¿Para quién?

¡Para nosotros los padres claro! ¿Y los niños qué?

Creo que unos pocos programas educativos y didácticos están bien. Mejor dicho, muy bien... ¡Pero no todos!

Recordé inmediatamente los programas infantiles de mi infancia. El Pájaro Loco, Bugs Bunny, el Pato Lucas, las Looney Tunes, los Picapiedras, los Super-Héroes de la Marvel, los de la DC Comics, Tom & Jerry, Pulgoso, los Osos Montañeses, el Lagarto Juancho, el Pulpo Manotas, el Inspector Ardilla, los Autos Locos... ¡Pura diversión!

Sin olvidar el humor inteligente de La Pantera Rosa y El Inspector (no Gadget sino el francés que tenía al barcelonés Dodó como lugarteniente).

¿Qué resultaría mejor? ¿La visualización de aquellos o de estos?

Por suerte parece que hay en la TV otra señal, Boomerang, que pasa aquellas viejas glorias. Iremos mechando entre lo nuevo y lo viejo ya que los nuevos solos, aburren...


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

El Incontinente de Oro

Este artículo bien podría haberse titulado:

"La paja en el ojo ajeno"

O también...

"La máquina de decir estupideces"

Y en ambos casos tendría por destinatarios de tales titulares a los ¿periodistas? Eduardo Feinmann y Oscar González Oro, "El Negro Oro" como se le conoce.

Estos dos p... p... p... papanatas (iba a decir otra cosa pero bueh) se la pasaron en la radio riéndose en "monólogo de dos" (y lo digo así porque daba lo mismo de que cavidad bucal surgían las voces ya que ambas decían las mismas burradas) del presidente venezolano Hugo Chávez.

Que piensan totalmente distinto, los papanatas y Chávez, no hace falta aclararlo.

Pero darle palos sin razón, largo y tendido, a quien está en las Antípodas redunda en un recurso cercano a la estupidez.

Yo al menos me pongo a pensar que si una persona está visiblemente ensañada con otra y machaca y machaca casi constantemente sobre esta, siempre despotricando y dando argumentos en desmedro terminaré por formularme algunas preguntas...

¿Por qué dedica tanto tiempo en criticar a quien le parece tan absurdo?

¿No será que su trascendencia lo molesta en demasía y le provoca una llaga abierta que no deja de sangrar?

Algo parecido a Mario Pergolini dándole palo a Marcelo Tinelli.

Si Pergolini y su troupe son tan inteligentes y les parece a ellos que Tinelli y la suya son tan burdos, básicos y chabacanos...

¿Por qué dedicaba Pergolini el 80% de su programa televisivo a hablar mal de Tinelli?

Tinelli en cambio, no dedicaba mas de cinco segundos en dirigirse al 'Ex-Pibe Rebelde de la Radio y la TV'.

Aclaro que la audiencia que le dediqué a Tinelli ha sido tan cíclica como sus programas. O sea, lo ví y dejé de ver tantas veces como su programa cambió de orientación, rubro y rumbo.

No es posible no haber visto nunca un programa de el si hace quince años que es el "Dueño del Rating" de la TV argentina.

En cambio sí miraba siempre a CQC, el programa inteligente, mordaz y transgresor de Pergolini y sus secuaces.

Hasta que se transformó, como dije antes, en un 'Ciclo Anti-Tinelli' y allí dejé de darle de comer.

No por hacer causa común con Tinelli, que realmente no me preocupa si un día desaparece de la TV, sino porque no me interesaba ese tipo de programa.

En fin...

Volviendo a los papanatas de Feinmann y González Oro...

Tildaban en la radio a Hugo Chávez de "verborrágico" y lo acusaban de "incontinencia verbal"...

¿Ellos? Sí, ellos.

Que no paran un segundo de decir estupideces.

Hablo del mismo Feinmann que habló bien de Ibarra luego de Cromañón.

Del mismo Feinmann que espetó: "-Soy lesbiano..."

Hablo del mismísimo González Oro que, muy contrariado y en actitud xenófoba, disertó preocupado acerca de si un aborígen tendría aptitudes y conociemientos para gobernar un país, cuando Evo Morales se postulaba a la presidencia del suyo.

Este González Oro que, paradójicamente, se apoda "Negro"...



Estos "gaznápiros con vocabulario adquirido" que no paran de decir incongruencias y rayan muchas veces en la necedad, la xenofobia y el fascismo no pueden tildar a nadie de "incontinencia verbal"...

Que Hugo Chávez habla hasta por los codos no es ninguna novedad.

Debería criticar ésa condición quien habla poco, y justo.

Y no estos dos tipos.

Pero la cosa no queda ahí sino que este 'dúo tragicómico' fue mas lejos aún.

Y como aquél que no sabe mas que decir, y ávido en su afán de seguir sepultando al destinatario de su verborragia, agregaron que (y atájense porque esto no tiene desperdicio)...

"-...el que tiene incontinencia verbal es eyaculador precoz..."

Huelgan mas comentarios ¿verdad?


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Y un buen día lancé un Blog...

Y si...

Un tipo informatizado como un servidor, a estas alturas del S XXI no podía estar sin un Blog.

Así que en una de tantas trasnochadas como la de hoy me dije: "-...Y daaaaaaaaaaale." Y acá estoy, definiendo parámetros de publicación, plantillas, título, enlaces, CSS's (¿qué serán no?), etc.

No esperen los lectores, si es que alguna vez alguien mas trasnochado que yo llega entrar aquí y se anima a leer algún artículo, un derroche literario ni nada que se le aproxime. Al menos de mi parte, claro. Veremos con qué se descuelgan "futuros editores" si es que alguno llega a morder el anzuelo...



Este Blog será, si es que llega a ser algo alguna vez, una concatenación de sinsentidos que quizás, merced a su amalgama y mixtura, logren un sentido propio. Lejano, seguramente, al que un servidor quiso darle.

De todas formas y con realismo absoluto no espero que muchos se suban a este barco, suerte de chalupa monovela sin balde de achique ni farol de noche, a intentar conmigo remar a contracorriente.

Como sea... Trataremos de girar siempre a babor desbrozando este mar de absurdos con un objetivo poco claro y sin siquiera un fin loable que justifique nuestros deleznables medios.

Y como aburrido de mi prosa malsonante voy poniendo fin a este, el primer artículo del Blog, que escribí obligado porque sino no se podía proceder a la publicación del mismo ni ver entonces cómo iba quedando el diseño...



Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]