Programas infantiles


Sintonizando la TV en los canales para chicos, tratando de tranquilizar a mi pequeño hijo y viendo si se entretenía con algo distinto que mi cara haciendo morisquetas, me encontré los últimos días con una variedad de programas infantiles increíble.

Sorprendentemente para mi, desconocedor absoluto de este rubro, noté que la gran mayoría de los programas tenían su lado didáctico.

Así encontré algunos que cada vez que incorporaban una nueva palabra al vocabulario hacían sonar un instrumento de viento y aplicaban luego el vocablo en distintas situaciones, otros que demostraban la importancia de compartir y otros valores, otros que enseñaban que ganar es menos importante que competir lealmente, etc. etc. etc.

Por estos días, que me tocó estar en casa al cuidado de mi primogénito, estuve muy concentrado en estos programas y calculando lo educativos que resultarán en unos meses, cuando sea un poquito mas grande.



Pero con el correr del calendario (que tampoco fueron tantos días sino una semanita) me surgió un interrogante: Estos programas son fantásticos pero... ¿Para quién?

¡Para nosotros los padres claro! ¿Y los niños qué?

Creo que unos pocos programas educativos y didácticos están bien. Mejor dicho, muy bien... ¡Pero no todos!

Recordé inmediatamente los programas infantiles de mi infancia. El Pájaro Loco, Bugs Bunny, el Pato Lucas, las Looney Tunes, los Picapiedras, los Super-Héroes de la Marvel, los de la DC Comics, Tom & Jerry, Pulgoso, los Osos Montañeses, el Lagarto Juancho, el Pulpo Manotas, el Inspector Ardilla, los Autos Locos... ¡Pura diversión!

Sin olvidar el humor inteligente de La Pantera Rosa y El Inspector (no Gadget sino el francés que tenía al barcelonés Dodó como lugarteniente).

¿Qué resultaría mejor? ¿La visualización de aquellos o de estos?

Por suerte parece que hay en la TV otra señal, Boomerang, que pasa aquellas viejas glorias. Iremos mechando entre lo nuevo y lo viejo ya que los nuevos solos, aburren...


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

El Incontinente de Oro

Este artículo bien podría haberse titulado:

"La paja en el ojo ajeno"

O también...

"La máquina de decir estupideces"

Y en ambos casos tendría por destinatarios de tales titulares a los ¿periodistas? Eduardo Feinmann y Oscar González Oro, "El Negro Oro" como se le conoce.

Estos dos p... p... p... papanatas (iba a decir otra cosa pero bueh) se la pasaron en la radio riéndose en "monólogo de dos" (y lo digo así porque daba lo mismo de que cavidad bucal surgían las voces ya que ambas decían las mismas burradas) del presidente venezolano Hugo Chávez.

Que piensan totalmente distinto, los papanatas y Chávez, no hace falta aclararlo.

Pero darle palos sin razón, largo y tendido, a quien está en las Antípodas redunda en un recurso cercano a la estupidez.

Yo al menos me pongo a pensar que si una persona está visiblemente ensañada con otra y machaca y machaca casi constantemente sobre esta, siempre despotricando y dando argumentos en desmedro terminaré por formularme algunas preguntas...

¿Por qué dedica tanto tiempo en criticar a quien le parece tan absurdo?

¿No será que su trascendencia lo molesta en demasía y le provoca una llaga abierta que no deja de sangrar?

Algo parecido a Mario Pergolini dándole palo a Marcelo Tinelli.

Si Pergolini y su troupe son tan inteligentes y les parece a ellos que Tinelli y la suya son tan burdos, básicos y chabacanos...

¿Por qué dedicaba Pergolini el 80% de su programa televisivo a hablar mal de Tinelli?

Tinelli en cambio, no dedicaba mas de cinco segundos en dirigirse al 'Ex-Pibe Rebelde de la Radio y la TV'.

Aclaro que la audiencia que le dediqué a Tinelli ha sido tan cíclica como sus programas. O sea, lo ví y dejé de ver tantas veces como su programa cambió de orientación, rubro y rumbo.

No es posible no haber visto nunca un programa de el si hace quince años que es el "Dueño del Rating" de la TV argentina.

En cambio sí miraba siempre a CQC, el programa inteligente, mordaz y transgresor de Pergolini y sus secuaces.

Hasta que se transformó, como dije antes, en un 'Ciclo Anti-Tinelli' y allí dejé de darle de comer.

No por hacer causa común con Tinelli, que realmente no me preocupa si un día desaparece de la TV, sino porque no me interesaba ese tipo de programa.

En fin...

Volviendo a los papanatas de Feinmann y González Oro...

Tildaban en la radio a Hugo Chávez de "verborrágico" y lo acusaban de "incontinencia verbal"...

¿Ellos? Sí, ellos.

Que no paran un segundo de decir estupideces.

Hablo del mismo Feinmann que habló bien de Ibarra luego de Cromañón.

Del mismo Feinmann que espetó: "-Soy lesbiano..."

Hablo del mismísimo González Oro que, muy contrariado y en actitud xenófoba, disertó preocupado acerca de si un aborígen tendría aptitudes y conociemientos para gobernar un país, cuando Evo Morales se postulaba a la presidencia del suyo.

Este González Oro que, paradójicamente, se apoda "Negro"...



Estos "gaznápiros con vocabulario adquirido" que no paran de decir incongruencias y rayan muchas veces en la necedad, la xenofobia y el fascismo no pueden tildar a nadie de "incontinencia verbal"...

Que Hugo Chávez habla hasta por los codos no es ninguna novedad.

Debería criticar ésa condición quien habla poco, y justo.

Y no estos dos tipos.

Pero la cosa no queda ahí sino que este 'dúo tragicómico' fue mas lejos aún.

Y como aquél que no sabe mas que decir, y ávido en su afán de seguir sepultando al destinatario de su verborragia, agregaron que (y atájense porque esto no tiene desperdicio)...

"-...el que tiene incontinencia verbal es eyaculador precoz..."

Huelgan mas comentarios ¿verdad?


Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Y un buen día lancé un Blog...

Y si...

Un tipo informatizado como un servidor, a estas alturas del S XXI no podía estar sin un Blog.

Así que en una de tantas trasnochadas como la de hoy me dije: "-...Y daaaaaaaaaaale." Y acá estoy, definiendo parámetros de publicación, plantillas, título, enlaces, CSS's (¿qué serán no?), etc.

No esperen los lectores, si es que alguna vez alguien mas trasnochado que yo llega entrar aquí y se anima a leer algún artículo, un derroche literario ni nada que se le aproxime. Al menos de mi parte, claro. Veremos con qué se descuelgan "futuros editores" si es que alguno llega a morder el anzuelo...



Este Blog será, si es que llega a ser algo alguna vez, una concatenación de sinsentidos que quizás, merced a su amalgama y mixtura, logren un sentido propio. Lejano, seguramente, al que un servidor quiso darle.

De todas formas y con realismo absoluto no espero que muchos se suban a este barco, suerte de chalupa monovela sin balde de achique ni farol de noche, a intentar conmigo remar a contracorriente.

Como sea... Trataremos de girar siempre a babor desbrozando este mar de absurdos con un objetivo poco claro y sin siquiera un fin loable que justifique nuestros deleznables medios.

Y como aburrido de mi prosa malsonante voy poniendo fin a este, el primer artículo del Blog, que escribí obligado porque sino no se podía proceder a la publicación del mismo ni ver entonces cómo iba quedando el diseño...



Ir a la web del autor --> KO12

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]