El mate ya no sabrá igual...


Hará cosa de unos seis años atrás entró al negocio -a un negocio en que trabajé en otros tiempos- un muchacho a vender bombillas.

Cordial pero serio. Bombilla de muestra e imán en mano.

Demostraba con el imán que la bombilla era de bronce a pesar de su aspecto plateado.

Relató que las fabricaban él y su padre en un tallercito y nos invitó -a mi y a los tres muchachos que trabajaban conmigo- a verificar la calidad del producto.

Los pibes -el único "mayor" era yo, el encargado del establecimiento- no aceptaron verla siquiera.

Yo la analicé y, como muy matero que soy, me interesé en el producto. "-Las vendo a diez pesos..." me dijo mientras yo desenroscaba el cilindro de bronce calado con sierra fina para filtrar la infusión.

Presioné entre mis dedos la boquilla -conocedor de que la fuerza que le diera a esta accion hubiera abollado cualquier bombilla de pobre calidad- y nada, la bombilla era buena.

No de materiales mas finos y nobles tal vez. Pero para usar en el negocio y por diez pesos resultaba una compra mas que conveniente.

La compré -luego de hablar un rato con el muchacho sobre su taller, la forma en que las fabricaban, etc.- e inmediatamente la puse en funciones.

A los pocos días de uso me sentí muy conforme con la compra. Y me dije que, en cuanto volviera este muchacho, le iba a comprar tres mas. Una para la casa de mi abuela, otra para mi casa y una tercera -con la del negocio sería cuarta- "por las dudas", como se suele decir.

Pasaron los días. Semanas. Meses. Años. Pero nunca apareció...

El mate del negocio no se limpiaba nunca. La bombilla quedaba así expuesta todas las noches sumergida entre la yerba húmeda y lavada de las últimas cebadas, expuesta a la corrosión.

Me fui del negocio -conseguí mejor trabajo- y me la traje a casa.

Y me acompaña desde entonces alternando su uso con la "bombilla oficial", al punto de haberla desplazado.

Del mal uso y abuso que provoca vaciar el mate empujando la yerba usada con la propia bombilla, la rosca está ya maltrecha. Malherida...

Creo que su tiempo de vida se está agotando.

Y deambulo por bazares, ferreterías y afines y no logro encontrarle un "reemplazo digno"...

No hay -al menos yo no conozco- palabra escrita que lamente la pérdida de una bombilla.

Yo, cuando pienso en su extinción, recuerdo el sentimiento de José Larralde al perder su mate galleta. Los dejo con eso (dénle PLAY):
Boomp3.com

21 comentarios:

Apa dijo...

Si tenés paciencia y esperás hasta el próximo encuentro te llevo una. Aunque con esta bombilla no hace falta :¿Cepillo limpiador tenés?

El Gaucho Santillán dijo...

Mirà, yo tengo un mate, comprado a un indio toba, hecho con un pedazo de caña coligue. Y la bombilla, hecha con una caña finita, toda calada.

Acà los venden por todos lados, a 3 pesos el conjunto.

(Yo los llevo de regalo a Còrdoba, y digo que son "artesanìas finas", que valen un fangote! jajajaja!!!)


Saludos

Guty dijo...

Che, y nunca se te ocurrió visitar el taller del pibe? O no te dijo dónde quedaba?
Yo de mates y bombillas poco y nada.

Nerón dijo...

Rapo, las bombillas de alpaca, con la boquilla enchapada en oro se la re bancan.
te lo dice un matero viejo.

El Profe dijo...

Uhhh el caso de La bombilla "Excalibur" esa que va justo con el mate y es perfecta en todo sentido... Yo la perdí hace unos años espero encontrar una también.
¡Saludos!

Rapote dijo...

Apa:
Cepillo tengo. Y bombillas, a montones...

Pero como esta, ninguna.

Santillán:
Como verá, uno de mis mates -justamente el de la foto- es de caña también. Y vino con una bombilla de caña por cierto, que uso muy de tanto en tanto.

Buen regalo un mate, no importa el precio sino que sea bueno.

A los de caña hay que errarlos para que no se rajen. Yo le pasé dos vueltas de alambre de acero inoxidable (mire en la foto y lo apreciará).

Guty:
De acuerdo a lo que este muchacho manifestara en la única oportunidad en que nos vimos, el tallercito lo tenía en el fondo de su casa, en Avellaneda. Datos muy amplios como para comenzar una búsqueda...

Nerón:
Tengo bombillas de varios tipos. Incluso como la que me comenta.

Pero no resulta de mis preferidas a la hora de cebarme unos amargos.

Profe:
¡Bombilla Excalibur!

Muy buena la analogía.

Cuando ya no la tenga -es decir, en breve cuando termine de malograrse- será como la "Bombilla Unicornio Azul"...

Saludos a todos. Gracias por pasar y por el apoyo brindado en este difícil trance.
Rapote

Gurisa dijo...

Yo prefiero las que no son "a rosca" en la base. Igual se pueden limpiar hirviendola en agua y bicarbonato.
Y es verdad, encontrar la bombilla (y el mate) perfecto, es una verdadera odisea. Casi casi como aprender a encontrarle el punto justo al agua para servir el primer amargo.

Vill Gates dijo...

Buena historia Rapo.
No soy muy matero porque, me pasan dos cosas: La primera si tomo mate después de las 18.00 me quedo despierto como un buho hasta las 3.00 AM! Y la otra cosa es que me da acidez.
Si ya sé soy de ciudad, que le va cha ché.

Aunque alguno acepto de vez en cuando pa sorpresa del público.

Nick dijo...

Nooooo, tremendo, perder la bombilla es lo peor que la puede pasar a un matero, el mate más o menos es intercambiable, pero la bombilla mmmm es dificil.

Igual se genera una simbiosis entre el mate y la bombilla que es muy dificil de romper, yo tengo una de alpaca que va solo con un mate de calabaza, la he probado en varios y nada, no es lo mismo.

Concuerdo con Gurisa, las de rosca no me van, siempre las rompo.

Rapote dijo...

Gurisa:
Yo tampoco soy muy partidario de las de rosca vea.

Pero el amor es así. Uno va toda su vida diciendo que las prefiere morochas, y termina -por amor- casándose con una rubia.

Yo le compré la bombilla al muchacho porque me pareció que estaba ganándose en muy buena ley el pan.

¡Y pucha que terminó gustándome la bombilla de marras!

Con respecto a la temperatura del agua, sumerjo el índice de mi mano derecha y pruebo. Otro dedo no porque me quemo. Este ya está curtido y -además de servir para señalar y para presionar las j u y h n m 8 7 6 b del teclado- está designado para tal función.

Vill:
¿Será por eso que yo duermo sólo cinco horas diarias y ando lo mas bien?

Nick:
Como le dije a Gurisa, tampoco soy fanático de las roscas en las bombillas. Siempre preferí las "bombillas cuchara", usted me entiende.

Y sí, muchas veces se forman esos tándem bombilla-mate que son inseparables.

Saludos a todos y muchas gracias por pasar y comentar.
Rapote

Zippo dijo...

A mí me pasó lo mismo con unos guantazos de cuero que me regalaron; no te sudaban las manos, no te dejaban olor a encierro, me calzaban perfecto, eran tan dúctiles que hasta podía escribir en el teclado con ellos puestos,y eran muy abrigados, amén que los podía mojar y no se encogían ni dejaban pasar nada de humedad.Se me fueron rompiendo y los fui cosiendo, hasta que quedaron jirones de él.
No sabe ud lo que me costó tirarlos.
Con las bombillas no he sido muy exigente, ya que siempre he tenido de buena calidad, salvo la actual que la semana pasada perdió una de sus incrustaciones de esmeralda que tenía. Ahora sólo le van quedando las de topacio y las de rubí...¡amalhaya!

Fernando Tognis dijo...

Hola a todos.
La verdad es que yo compré una bombilla de aluminio en un supermercado chino y me da muy buenos resultados. No quería dejar de comentar que a partir de este post recordé a dos argentinos que conocí en la frontera de Chile y Argentina, cerca de paso de Jama. Recuerdo que la bombilla de los desafortunados muchachos claudicó en la larga espera por medios de transporte. Sin embargo, el ingenio pudo más e improvisaron una bombilla con una virome vacía, con su tapita posterior colocada con pequeños orificios. Un poco incómoda, pero funcionaba a la perfección.

unServidor dijo...

Al final inventamos la birome para poder tomar mate cuando falta bombilla...
XD

Lindo post, hermano. Ahora hay que componer una vidala a la bombilla...
;)

Celes dijo...

La canción no la escuché
Pero qué bajón lo de la bombilla... En mi casa hay 3, dos funcionan horrible, me como la yerba, la otra.. te comés yerba pero no tanto jaja

Rapote dijo...

Apa:
Rechiflao en mi tristeza no reparé en que lo mas importante de su comentario radicaba en que...

¡Me estaba ofreciendo una bombilla!

Disculpándome por no haberlo hecho antes, le agradezco ahora la noble intención.

En una de ésas termina siendo "la bombilla". Mil gracias.

Zippo:
Bueno, usted pordría "retratar" al menos sus guantes como para hacerles un homenaje ¿no?

¿No le pesa mucho su bombilla con tantas incrustaciones? ;)

Fernando:
Bienvenido al blog amigo.

Muy buena historia la que relata, gran improvisación argenta.

unSer:
Somos -aramos dijo también el mosquito- una máquina de inventar prodigios.

Se agradece el elogio.

Y habrá que recurrir a los compañeros poetas bloggers para la letra de la vidala ¿no? ¡Teléfono Gaucho!

Saludos a todos, gracias por pasar y comentar.
Rapote

Vill Gates dijo...

Las bombillas esas con pedrería, rubíes, esmeraldas y topacios, son las BRASILERAS, según recuerdo bantante gauchitas (de los gaúchos de Río Grande do Sul).
Allá en en la zona de Río o San Pablo a los del sur les dicen gaúchos, como medio despectivo o en broma, y que son medio "argentinos" jajaja.

Rapote dijo...

Celes:
(Veo que respondía los commentarios anteriores al tiempo que escribías el tuyo)

¡Cómo que no escuchó el tema!

¿Se puede saber por qué razón? ¿Eh?

Se ve que son poco materos en tu casa... ¡Cómo puede ser que no cambien esas bombillas! ;)

Vill:
Y si. Se las debe haber traído Zippo de sus viajes al país de la batucada...

Saludos y gracias por pasar,
Rapote

Mona Loca dijo...

qué lástima que esos chicos emprendedores, despues uno no los vuelve a encontrar, no?
no te dejan la dirección o manera de volver a contactarlos por si te interesa renovar el producto.
Y es una pena, porque cuando uno encuentra un ejemplar así, bueno, bonito y barato, es interesante conservar el contacto...

A mí me pasó ( salvando las distancias) con una mina que hacía sahumerios...
enfin.

Celes dijo...

jajaja Me estaba ofendiendo ya porque leía las respuestas y a mí no... totalmente discriminada jaja

Si, la verdad que en mi casa no se toma mucho mate, no me gusta cebar, mi vieja lo toma dulce, horrible

Pablo (yo) dijo...

ahhh... perder la bombilla!!!
Y olvidarla cuando uno va de viaje (al extranjero) puede ser un error imperdonable.
Yo ahora siempre las compro de a dos, así cuando se acaba una, tengo reemplazo.

Rapote dijo...

Mona:
Es así como Ud. dice.

Yo una vez compré un limoncello casero en una feria que estaba riquísimo.

Volví a los días decidido a comprar otro. Pero ya no estaban las vendedoras.

Pero para mi sorpresa, en la botellita habían puesto un sticker con un teléfono fijo y un celular. Llamé y coordiné la nueva compra.

Es cuestión de marketing finalmente. Unos cuantos stickers no son tan caros después de todo.

Celes:
¿Viste que no hay que ofenderse antes de tiempo? jejeje...

Pablo:
Olvidarla muy lejos debe ser horrible, nunca me pasó por suerte.

No es mala idea comprar de a dos pero... ¿Cómo saber si serán buenas antes de probarlas?

Saludos para todos, gracias por pasar.
Rapote