Los secretos genéticos

¿Será genético? Me pregunto por estos días...

Es que a mi primogénito le faltan cuatro meses para cumplir dos añitos apenas. Y resulta que uno de sus ídolos y referentes máximos resulta El Zorro, de Guy Williams.

Pero... Si no lo están dando en ningún canal. Así es. Por eso me formulo la pregunta. Porque el pibe sólo vió los cuarenta y tantos segundos de la presentación original en YouTube -y en escasa resolución de 320x240- y ya quedó hipnotizado y cualquier cosa la transforma en espada y la esgrime como tal.

De chico, El Zorro fué mi héroe de acción. Y lo emulé hasta el cansancio al punto de dejar marcadas varias "Z" a lo largo y ancho de mi casa (hasta en el panel del frente del televisor y en el mármol de la mesada, con objetos punzantes).

Bueno, no sé, yo digo que sí es genético. Y les largo la presentación tal y como la conocimos en latinoamérica (y con mejor calidad ya que la subí yo mismo, luego que un amigo me facilitara algunos links):



[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Fotomulta


Volviendo del trabajo a casa por la AU1, preso de mis pensamientos y creyendo que nadie podría llegar a prestarme atención, un amigo -que anda siempre cámara en mano y es de los que no se les escapa nada- me retrató sin que yo lo notara.

Luego me envió la foto por e-mail haciéndome notar que a la velocidad que iba bien podría ligarme una multa, además de poner en juego mi vida (aclaro que mi vehículo [clic en la foto para ampliar] es capaz de desarrollar velocidades increíbles).

Ahora, digo yo... ¿Y vos? Si me sacaste la foto así 'de costado'... ¿A cuánto ibas? ¿Eh?

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

La Santa María, la Niña y la Pinta

Los que me conocen saben que no soy muy amante de "los fierros". De los automóviles bah.

Esto quizás es mas o menos nuevo en mi persona. Es decir, antes -bastantes años atrás- me encantaban las motos (tuve varias) y sentí atracción por algunos automóviles. Aunque el automovilismo como competencia / espectáculo / deporte nunca me gustó (en ninguna de sus variantes).

Para hacerla corta (bueno, sabrán que me es imposible) quisiera contar que, desde muy chico, me gustaba mucho -muchísimo- un vehículo en particular: El Kaiser Carabela. Este auto ya era viejo cuando yo era chico, pero a mi me gustaba, no había otro que lo eclipsara.

A dos casas de mi casa había uno bordó con techo blanco. Don Nacho el nombre de su dueño que, ya vetereano el hombre, lo sacaba los fines de semana.

Nunca supe que fue de aquél auto. Un buen día -ya muerto Don Nacho- no apareció mas.


(Clic en las imágenes para ampliarlas) Recuerdo los finales de los '70 cuando a estos bellos autos se los cortaba literalmente al medio para improvisarles atrás una caja de carga y convertirlos en camionetas. "-¿Por qué hacen eso?" preguntaba yo atónito a mi padre. "-Porque son autos viejos, que los compran baratos. Y como tienen chasis y motor y estructura potentes se arman una camioneta con dos mangos..." Contestaba mi viejo.

A estos criminales que asesinaron a todos aquellos Kaiser Carabela les digo como dato que desde el 2000 a esta parte se están llevando los pocos que quedan en pie a Alemania y a EEUU (en donde los 'hacen pasar por' Kaiser Manhattan, tal la denominación original 'de alla') por valores que llegaron hasta los U$S 100.000...

Sí, ok. Estos valores se pagaron por unidades en perfecto estado de conservación y totalmente originales. Si buscan encontrarán por alguna provincia alguno lleno de faltantes o que no funciona por $20.000. Y ahora que muchos creyeron que caería un gringo con 100 lucas verdes y se la pasaron refaccionándolos la demanda de afuera -habiendo mayor oferta de Carabelas originales y en buen estado- no pasa de ofrecer mas de U$S 30.000.

Bueno, nada. Que me agarró nostalgia y quería contarlo...

[Desde aquí datos mas o menos técnicos, los que quieran pueden saltear la lectura hasta la próxima aclaración entre corchetes]

El Kaiser Carabela fue el primer auto de pasajeros que se fabricó en serie en la Argentina. Desde el 1958 y hasta 1961 se fabricaron -en los talleres de Industrias Kaiser Argentina de Santa Isabel, Córdoba- 10.282 unidades propulsadas por el mítico IKA Continental de 6 cilindros en línea y 226 pulgadas cúbicas (como referencia les digo que el Falcon "motor grande" era de 221).

El motor entregaba sus 116CV a escasas 3.800rpm con un par de 25Kg/m (desarrollado apenas con 2.000 vueltas).

Tres velocidades (palanca al volante) con relación final de 4,09:1 lograban que este gigante de 1.638 kg (con el tanque de 65 litros vacío y sin conductor), 5,48 mts. de largo y 1,90 mts. de ancho -1,55 de alto ya que estamos- se desplazara cómodamente a 140 km/h...

[Bueno, ya pueden retomar la lectura quienes no se interesaron por los datos técnicos]

Una vez un amigo se agenció un Kaiser Carabela allá a finales de los '80. Todo destartalado. Insistí en comprárselo, para restaurarlo. Pero esa, según decía el muy degenerado, era su intención también.

Como su economía estaba mas destartalada que el propio Kaiser, este simpático muchacho -QEPD desde donde me esté leyendo- arrancaba al Carabela a la mañana con un arrancador (de esos que usan los electricistas de autos) y no lo paraba en todo el día. Le cargaba el combustible (en una estación del barrio en la que ya conocían sus locuras) con el motor en marcha. Y es que la combinación que le metía no permitía que arrancase luego sin la ayuda del arrancador... ¡25% de nafta común y 75% de kerosene!

Y andaba...

Bueno, días pasados pude ver uno en perfecto estado y funcionamiento. Venía yo por la AU1 por lo que apenas si atiné a sacarle una mala foto con el móvil. Que sacudió mis recuerdos e inspiró este post...



Rapote

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

El otro Peter


Es sabido que hay una referencia constante hacia Diego Capusotto de mi parte. Y no es para menos ya que me resulta -desde hace buen rato- el único capaz de hacer "televisión inteligente" en nuestro país. Lejos de los enlatados, los culos y la sangre de los noti-amarillos.

Bueno, ahora y de la mano de la señal de cable i-SAT nos llega una alternativa -aunque del Reino Unido- de la mano de "otro Peter" (el último y genial personaje de Capusotto cambia su nombre de pila de Diego a Peter, dato que ya todos conocemos claro. Este se llama verdaderamente Peter), Peter Serafinowicz.

Irá los sábados a media tarde. No sé bien que horario porque no uso reloj los fines de semana y lo emboqué de casualidad, enterándome luego que se trató de la primera entrega.

Al igual que Peter Capusotto, Peter Serafinowicz compone todos los personajes de su show (aunque recurre mas a la "imitación directa", ya que sus imitados son famosos 'con nombre y apellido').

Bueno, sin darles mas lata, les dejo un clip en el que satiriza programas de TV del estilo de E! Entertaiment:



[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Honor y gloria al gran... ¡Diego Capusotto!


Si, sí. Diego Esteban Capusotto -en la piel de Peter Capusotto como el inefable presentador de videos de rock- se alzó ayer con 4 estatuillas del Premio Clarín -similar a los devaluados Martín Fierro- y con la frutilla del postre, la aceituna del martini: El Clarín de Oro.

Cachetazo para todos los que gastan fortunas en recursos ante la falta de lo que al Diego le sobra: talento.

Para poner algo de Capusotto no alcanzaría este blog. Ni la blogósfera toda. Pero algo hay que poner, así que los dejo con un clip en el que Capusotto presenta un informe titulado "La Argentina dividida por el Rock" contemporáneo a la época en que Soda regresaba a los escenarios. Que lo disfruten:



[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Benito Cámela...

Tal parece que en Italia la ultraderecha -de la mano del MSI-Fiamma Tricolore- pagará a partir del 2009 unos € 1.500.= (un mil quinientos euros) a quienes le pongan a sus hijos los nombres de "Benito" y "Rachele". En homenaje a Benito Mussolini y a su mujer, respectivamente.

Estos alegres muchachitos dicen que cumplirán así con el doble propósito de mantener vivos nombres que son bien bonitos y están cayendo en desuso al tiempo de ayudar a noveles padres en las zonas mas pobres del sur de Italia (donde parece ser que esta iniciativa se aplicará en una primera etapa).

Quizás esta gente del partido fascista de Mussolini no recuerda que "Il Duce" llevó al país propiamente a la ruina.

Quizás no recuerden que este gentil hombre ordenó verdaderas matanzas contra su propio pueblo. Hasta a su yerno fusiló, padre de sus nietos.

Pero tal vez si recuerdan. Tal vez sí saben. Y seguramente avalan y ponderan todo lo que al "Duce" lo hizo tristemente célebre...

Pero lo que no creo que tengan en cuenta estos muchachos es que Don Alessandro Mussolini -que era anarquista revolucionario- bautizó a su hijo "Benito" en honor al presidente mexicano Benito Juárez, célebre constitucionalista impulsor de la reforma republicana en su país.

Bueno. Si creen que las voluntades se compran con unos billetes, avanti muchachos, cada uno gasta su dinero como le viene en real gana. "Su" dinero dije, ojo... Porque me pregunto... ¿de dónde surgen los fondos de la Fiamma Tricolore? ¿Alguno sabe?

Espero que la idea no se extienda y tengamos que soportar pibitos -compañeritos de nuestros hijos- que se llamen "Jorge Rafael" o "Leopoldo Fortunato"...

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]