Al mundo nada le importa


El 10 de octubre de 1930 Carlos Gardel graba "Yira, yira" de Discépolo y marca un hito en la discografía nacional.

Nadie puede confrontar aquella grabación por ser "la más pura", la primera, la indiscutible.

Pero el tango, como excelente tango que es, se siguió grabando claro. Y hubo cantidades de intérpretes que lo hicieron bien (sin entrar, repito, en la comparación con El Zorzal).

El desafío mas grande lo supuso "orquestar" un tango originalmente acompañado por guitarras, que abría el juego a infinidad de arreglos y variaciones.

Una -de tantas- que me gusta es esta de Sassone con una impecable ejecución de su orquesta, acompañada por la voz de Mario Bustos (que "cumple", sin descollar):

"Yira, yira" (1930) - Tango
Letra y Música: Enrique Santos Discépolo
Orquesta: Florindo Sassone | Canta: Mario Bustos


4 comentarios:

Hurricane dijo...

Pensar que tuve la suerte de conocer personalmente a Mario Bustos... y su emblema es "justo el 31" al cual disfruto escuchar bastante seguido

Anonymous dijo...

NANO
Como le pinta Rapote? poco a poco, voy descubriendo este blog...
Un abrazo cordial y nos vemops en la milonga.

VIN dijo...

Rapote, es al dope!. Tenemos tantos gustos en común y el tango, o la incubación familiar en el paisaje tanguero, es otra afinidad más. El disco "Gardel le canta a Discepolo y Delfino" (una joya) formó parte de mi sobremesa de pucheros de la infancia y tiene un espacio de hard disk suculento en mi memoria, asociado claro está, con lo más grato... Bueno, de las versiones que le sucedieron al zorzal descarto todas las masculinas. Me quedo con la de Virginia Luque.. No es.. uufff! pero es linda.

Fernando Tognis dijo...

Para mi es más lindo sólo con guitarras y voz.
Igual este tango siempre te llega.