Solo contra todos

En "Seul contre tous" (1998) el realizador Gaspar Noé 'recupera' un personaje creado 7 años antes en su mediometraje "Carne" (1991)...

...para continuar la narración de su violenta historia.

Para quién no conoce a Noé bastará con nombrar su film "Irréversible" (2002). Allí inmediatamente tendremos un buen pantallazo de lo que su cine puede dar, de hasta dónde puede llegar.

Los que no lo vieron, seguramente habrán escuchado algún comentario sobre la violencia reflejada en aquél film, sobre todo la tan comentada escena de la violación "en tiempo real".

Pero bueno, no voy a ocuparme ahora de ésa película (quizás en otro momento) sino de la que titula este artículo.

Antes de ver Seul contre tousCarne para entender y conocer al personaje y porque me llamó la atención que un realizador como Noé haya decidido reflotarlo luego de tantos años para un largometraje como este.

Philippe Nahon da vida -magistralmente- al "Carnicero" (de carne de caballo) que protagoniza toda esta historia. [ Como dato a los memoriosos que vieron Irréversible, se trata del viejo que al comienzo dispara -entre otras frases- el recordado "-El tiempo lo destruye todo..." ]

El cine de Noé es pornográfico, en el sentido estricto de la palabra. Dice la Real Academia Española: Pornográfico: f. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas.

Con decir "-...en el sentido estricto de la palabra..." separo y no separo, a la vez, el término del más común y que refiere a la exhibición de sexo explícito, desnudez, etc. Porque también hay sexo explícito en las realizaciones de Noé y Seul contre tous no está exenta de este tipo de tomas.

Cuando en una oportunidad un amigo cinéfilo me deslizó la idea de que Irréversible era una "obra más comercial" de este director no daba crédito a lo que escuchaba y, acto seguido, me recomendó la película que nos ocupa.

En Seul contre tous Noé provoca, a través del Carnicero, de todas las maneras imaginables. Violencia, desidia, sexo, lenguaje soez y vulgar, asesinato, sangre, injusticia, estupro, incesto, vejación, suciedad, maltrato, racismo...

Los golpes de cámara -acompañados por cambios de ángulo, zoom repentino y sonido estridente- seguidos de grandes títulos, subtítulos y eslogans resultan casi en una tortura de la que uno queda preso y sin posibilidades -o deseos- de escapar.

Nahon realiza una labor "milimétricamente detallada" a la hora de convertirse en el brazo ejecutor de su director, sometiendo al espectador con todo su sadismo y nihilismo en una experiencia oscura, deprimente, malsana y enfermiza.

Dentro de su verba vulgar y su derrotismo extremo arroja constantemente -en los monólogos que fluyen de su pensamiento demencialmente frénetico- frases del tipo "-El pasado siempre te alcanza" o "-Los errores no se corrigen, se acumulan"...

La película avanza sin tregua en una vorágine 'in crescendo' de violencia y degradación moral.

Cuando el espectador cree que ya no puede "sufrir" más (igualmente las referencias a la crudeza de la obra abundan desde la portada y el comienzo de la misma) Noé le asesta el 'tiro de gracia' con un título a pantalla completa que advierte: "TIENE 30 SEGUNDOS PARA ABANDONAR LA PELÍCULA" y -mientras el Carnicero continúa "pensando en voz alta" sus turbias cavilaciones- da comienzo a una cuenta regresiva...

¿Cómo abandonar el film por entonces? No. Uno se dice a si mismo que tanto padecimiento no será en vano y decidirá continuar. A la vez que lo asaltará la duda de si no será conveniente dar el paso al costado y evitarse un mal trago...

Pues bien, lo que viene luego es el descenso mismo al "Quinto Infierno"... El espectador medio experimentará dolor, impotencia, ira, desazón, angustia...



No hay truculencia en "Seul contre tous". No se trata de una película de esas en las que un loco con una motosierra desparrama extremidades humanas a los cuatro puntos cardinales. Ni de un film que intenta que el espectador "no duerma" por miedo a que lo asalte algún espectro o ser de ultratumba.

Pero el realismo -violento, explícito, pornográfico como dije al principio- golpea de tal forma que lastima. Y nos deja pensando...

La película -excelente materia prima para un debate mayúsculo- podrá ser bien ponderada, criticada, aclamada, vituperada. Pero nunca olvidada.

Calificación: Experiencia perturbadora - 81/100

5 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es como Tarantino, pero sin domesticar, digamos.

Voy a ver si la encuentro para alquilar.

Saludos

leandro molins dijo...

Me comentaron lo de la pelicula con la violacion en tiempo real y me dijeron dos personas al mismo tiempo que es muy crudo y me lo repitieron como cinco veces, perturbados. La dan por i-sat me dijeron, voy a ver si termino viendo algo de este tipo.

Zippo dijo...

El arte de Noé es obsceno por definición, no se guarda nada, y en la exhibición al sol de la violencia en su estado más puro, alcanza un estado artístico superior. Me gusta muchísimo, es arte desnudo en su máxima expresión.

Rapote dijo...

Gaucho:
En una de esas la conseguís por algún lado...

Leandro:
Pero esa película es "Irreversible". La que nos ocupa es mucho más cruda y perturbadora. ¡Mucho!

Fijate el link de mi contestación al Gaucho...

Zippo:
¿Y "Seul contre tous" la viste? Me interesa tu opinión puntual sobre esta en particular.

¡Salud!
;) Rapote

Anónimo dijo...

Hi colleagues, pleasant post and nice urging commented here, I am actually enjoying by these.


my site :: http://Lapoinvyteotanshena.Blogbaker.com/
Also see my webpage :: net entertainment casinos free spins