No dispare. Sin balas, Sin llantos...

Mientras todos están sumergidos en la gringada de armar un árbol navideño, un pino nevado tal vez y a pesar de nuestros 30 y pico de celcius...

...Yo salgo de mi letargo blogger para ponerme serio y llamar por un minuto la atención de todos:

NO DISPAREN ARMAS DURANTE ESTAS FIESTAS

Los proyectiles no quedan en el cielo, bajan y con fuerza. Y estamos ya cansados de víctimas fatales de esta inconsciencia desmedida y desconsiderada...

Ya no me trago que es por ignorancia. No a estas alturas del SXXI y con la información y los medios -y sus campañas- que llegan a todos lados... Cualquiera con recursos para tener un arma y munciones tiene un aparato sintonizador de TV, radio y -casi con seguridad también- un ordenador con conexión a internet...

Lo que hacen -al disparar al aire- es tentar a la suerte, pero no a la propia sino a la de los demás. Cobarde y anónimamente... Parecido a jugar a la ruleta rusa pero no en nuestra sien sino en la de otro...

Un petardo promedio tiene un valor comercial inferior al de un proyectil promedio... Pero claro, priva a estos primates de la posibilidad de mostrar su arma de fuego ante los demás, como exhibiendo vaya a saber qué condición... ¿Hombría? Nada más lejano...

Sepan que lo único que queda al descubierto es, justamente, todo lo contrario. Exponen su bajeza, poco cerebro, carencia de sentido común, intolerancia, nihilismo y -sobre todas las cosas- cobardía.

Porque cuando ocurre un accidente en un lugar "X" nadie se presenta a las autoridades luego para decir: "-Miren señores, yo estuve abriendo fuego esa noche. Fue con esta arma. Realmente no evalué las posibilidades y estoy consternado por lo ocurrido. Espero se hagan los peritajes correspondientes para conocer si soy el responsable..."

Nunca... NUNCA se dió esta situación que imagino en el párrafo anterior...

Los dejo con este videoclip de una canción que la agrupación boricua Sie7e hizo -para fines del 2008- como colaboración a una campaña para evitar este flagelo y relatando una -muy lamentable- historia real de un niño muerto por una bala perdida:


3 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es verdad.

Debo reconocer que me encantan los fuegos artificiales, (los petardos no), pero no entiendo a los que tiran tiros.

Es una locura.

Un abrazo (che, no te pierdas tanto!!)

Zippo dijo...

En donde yo vivo, se escuchan entremezclados con los fuegos y petardos, los disparos. Son fáciles de identificar. En ese momento, miro hacia el cielo y pongo a mis hijos bajo techo durante algunos minutos. Instinto de supervivencia, que le dicen.

Milenius dijo...

Es de terror. Al igual que vos, dudo mucho que sea por ignorancia. O en todo caso, no se trata de ignorancia respecto de lo que pueda ocurrir con esa bala.

Besos, Rapote, y Feliz Navidad.