Actitud rocker, al palo...

"El Salmón" cerró el Pepsi en Costanera Sur brindando un espectáculo sin fisuras. Sólido, contundente...

El Cantante porteño genera amores y odios, propios de aquellos personajes que no pasan desapercibidos.

El cierre del Pepsi Music Buenos Aires 2010 estuvo a su cargo y le sobró la talla para cumplir, con creces, el compromiso.

Aproximadamente cuarenta mil personas nos dimos cita para ver y oír su música, para dejarnos llevar por el recorrido de su dilatada carrera.

Personalmente no fui con la mayor de las expectativas. Si bien Andrés Calamaro irrumpió desde muy joven en el movimiento reconocido y bautizado como "Rock Nacional" y para los de mi generación -a los que les gustaba y a los que no- resultó imposible abstraernos de su fuerte presencia y prolífica producción; nunca fui un "seguidor"...

Por supuesto escuché a "Los Abuelos..." más tarde a "Los Rodríguez", etc. El primer disco de él del que pude decir "-Me gustó" en forma completa fue "Alta Suciedad". De allí lo empecé a considerar más seriamente, e inclusive fui hacia atrás para recuperar algunos discos que nunca había escuchado. Lo seguí un poco, por temporadas, nunca logró -como otros- mi incondicionalidad.

Pero claro, tenía yo una asignatura pendiente. Y era verlo en vivo en el escenario. Porque -de la misma manera que digo que a una pizzería se le evalúa por su pizza de muzzarella "a secas", la simple y tradicional- muchas veces esgrimo aquello de que "-...en vivo, es otra cosa..."

En este caso, pues vaya si lo fue...

El recital comenzó un poco tibio. El viento no colaboró y el sonido (no la "música" que partía del escenario, hablo de lo que devolvieron las columnas de parlantes) no fue el mejor tampoco.

Pero "El Cantante", fue dándole un crescendo implacable a la función. Dejó lucir a sus músicos, manejó los tiempos y -permítaseme (o no) la comparación con la Fiesta Brava pero viene al caso porque Andrés "el hombre" tomó partido- hizo que cada tercio de la faena durara lo que tenía que durar, mereciendo al final dos orejas más el rabo.

¿El sonido? ¡Qué sonido! La música y las voces trascendieron por sobre el refrito de los artefactos (que tampoco fue tan criticable, no crean).

No voy a hacer ahora un recorrido de los temas que entonó, porque pueden buscar ese tipo de crítica del espectáculo en la web. Pondré el mismo resumen que el protagonista de esta historia, extraído de su blog oficial:

"Así, el show con el que Calamaro cerró el Pepsi fue, nuevamente, el triunfo del rock universal. Andrés encaró una intachable lista de hits y no tanto, mechando bombas como "Mi enfermedad" ("-¡Tengo los mejores músicos del mundo!" estalló tras el último acorde) con agradables sorpresas como "Revolución turra" o "All You Need is Pop", ambas escondidas en ese quíntuple maremoto de canciones llamado "El Salmón". Un tema de este mismo disco fue el colmo de la pudrición, con riff de "Smoke on the Water" incluído: "Output input". Antes del cierre, la épica "Paloma". A la hora de los bises, "Estadio Azteca" fusionada con "Gracias a la vida", "Crímenes perfectos" y "Flaca". Y así, satisfechas de ver a Andrés proponiendo, ya no sólo ritual, sino también rock 'n roll de tradición blusera (sin descuidar por esto su costado sentimental), se fueron 40 mil almas."

La nota completa corresponde a la revista Rolling Stone y se puede leer acá.

Frescas sus declaraciones vertidas en la vecina orilla rioplatense, se esperó -por algún sector y no por sus acólitos- que hubiera nuevas declaraciones durante el recital. Preferentemente malsonantes, claro. Pero no...

Sí hubo evocación emotiva para los que ya no están (hizo un repaso entrañable de todas las ausencias del escenario artístico local, o con ingerencia vernácula) especialmente -con esto arrancó- con el fresco recuerdo del asesinato del militante Mariano Ferreyra, seguido de los cumpleaños (uno que no pudo ser y otro que esperemos siempre sea) de Federico Mouras y Charly García. Sumados al dolor por la ausencia de Gustavo Cerati...

En definitiva, un recital memorable, un artista en toda su dimensión y autenticidad, una banda sólida y homogénea. Inolvidable adjetiva mejor, eso fue. Eso es...

Los días siguientes me llevaron -otra vez- a hacer una retrospectiva de la carrera de Andrés, a reivindicarme con su arte. A escucharlo.

A veces la tecnología -de la que en muchas ocasiones renegamos- nos regala una situación infrecuente, fabulosa. Y allí, somos más justos con sus bondades.

Escribo esto porque twitter -y el McPollo de Andrés- permitieron que pudiera expresarle (en lo finito que los 140 caracteres de esa red social permite) parte de este sentimiento.

Y no sólo eso, sino que el artista pudiera devolvérmelo en más de una contestación...

Clic en la imagen para ampliar (leer de abajo hacia arriba)

¡GRACIAS POR TANTO ANDRÉS!

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

¡Hasta siempre Militante!

Político de raza, líder por naturaleza, epítome de la militancia. Sin estar 100% de acuerdo con su política ni con su gestión, siento respeto por su memoria y lamento su muerte.

Militante

Por el último escalón de la especie humana
erguido andas militante.
Y no hay camas, y no hay hambre,
de ver tu vida de militante.

Con los labios preparados
para izar alta la bandera
que tomaste de otros hombres,
militantes de otra era.

Un poquito súper hombre,
más cercano al ser supremo.
Por el último escalón andas
militante aventurero.

Tu trabajo no descansa
ni en domingo ni en verano.
Andas cerca, lo aseguro,
del nuevo hombre guevariano.

Ahora, amigo noble,
tomemos el cielo por asalto,
secuestremos a la noche,
revivamos a los santos.

Dejémosle a nuestros hijos
una realidad más clara. Mañana,
con la luz de tus palabras,
veo al hombre con tu aura.

El dos mil nos econtraría
unidos o derrotados.
Si lo pienso, si veo los segundos,
sólo vos me hacés dudarlo.

Ahora, militante hombre,
tomemos el cielo por asalto.
Ahí van a cambiar las cosas,
como las cosas te han cambiado.

Te veo militante simple
que pasas de lado a lado,
con el mate entre las manos
y un futuro idealizado.

Del militante alegre,
de panfletos y de ira.
Por el más alto escalón de la especie
te debates nuestra vida.

Pablo Merletti


- - - - - - - - - - - -

Néstor Kirchner gravitó inconmensurablemente en la política reciente de nuestro país. Tan grande es la dimensión y relevancia política de su figura que su deceso es, inexorablemente, desencadenante y disparador. Y desestriba el escenario político tal y como estaba hasta el 26 de octubre del corriente.

Como aquél que dice "-Agarrame que lo mato..." y espera y sabe que no se dará la confrontación, pienso que lo que más preocupa a la oposición es la idea de que ahora verdaderamente "se les cumpla" y alguno de toda esa bolsa de gatos pueda calzarse la banda que, hasta el día antes de la muerte Néstor, tenían muy en claro podría pertenecerle... Y es que no se fue sólo un ex Presidente. Se fue también un potencial futuro Presidente...

La coyuntura plagó la escena de tiburones. Ávidos desestabilizadores, escribas de siempre del poder oculto en las sombras. Ésos que con los restos mortales del dirigente aún calientes pusieron el vocablo gobernabilidad en el tapete mediático y cuestionaron su significado a la luz de los acontecimientos.

Buscan que la viuda se quiebre, no la reconocen su Presidente, desconocen la voluntad popular que la eligió... Escupen sobre el sistema democrático.

Intereses mezquinos, mentes pequeñas... Insultando, apelando al abuso de humor negro, del chiste fácil... De la celebración. Sí, celebraron la muerte de Néstor Kirchner tal y como si hubiese muerto un tirano.

Ni fue "El Salvador de la Patria", ni "El Hacedor de Utopías", ni merecedor de tantas loas como escuché por ahí. Pero de algo estoy seguro: No merece el insulto vil, gratuito y rastrero. Si esto le toca a él y a su memoria, no quiero imaginar que les corresponde a los integrantes de la ominosa lista de ex presidentes que tenemos...

- - - - - - - - - - - -

Voy a cerrar con una anécdota que recogí de boca de un "turfman", de un jugador de carreras de caballos, sí...

En su afán de enseñarme lo que el llamaba "El Deporte de los Reyes" me mostró la revista con todas las estadísticas de los caballos que participaban en las 16 carreras de ése día. Una cantidad tremenda, agobiante, de información precisa, real, contundente...

Mordiendo el pucho de costado me dijo: "-Fijate las malas..." Al tiempo... "-¿Las viste? Ahora, tachalas todas." Al rato: "-Fijate bien... ¿Y? ¿Nos volvemos a casa?"

Mientras miraba mi cara de asombro y que mi boca quería espetar algo me interrumpió disparando: "-Si te fijás las malas, no jugás a ninguno. Hay que contar las buenas. El que hizo una buena, es capaz de hacer dos..."

Desde entonces, cada vez que estoy dentro del cuarto oscuro pienso en carreras de caballos y busco uno que nos haga ganar a todos...


¡Salud!

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

¿Amistad entre hombres y mujeres?

Bueno, cada uno hablará desde su experiencia personal claro. A mi, creo que me resultaría más fácil obtener el Santo Grial...

Al margen del 'lugar común' que ha dado pie a tantas publicidades -como las de Sprite o más reciente de Axe- en las que a los hombres se nos pinta como seres menos racionales y con nuestro cerebro alojado en la zona genital; debo por concluír en la certeza de la negación de esta posibilidad. Digo, de que haya amistad entre hombre y mujer.

Hablo de heterosexuales en ambos casos. Porque he comprobado amistades de gays con el sexo opuesto y con el mismo sexo, y con otros gays también, por supuesto.

Recapitulando, caigo en la cuenta que los heterosexuales somos los más jodidos para entablar relaciones con el sexo opuesto.

Se da la amistad con la esposa/novia de un amigo, con la madre... Más no con la hermana por ejemplo...

Hablo de amistad en un sentido poco light de la palabra, claro. No de pasarla bien y tener buena onda en una reunión sino de poder encontrarse sin terceros como uno hace con sus amigos y no caer en la atracción/deseo sexual.

La amistad es el vínculo más fuerte que, en mi caso, conozco. Quizás ahora mismo y porque mi hijo es pequeño y es -claramente- lo que más quiero en el mundo y la relación más fuerte que pueda concebir, sea injusto al pronunciar el primer enunciado de este párrafo.

Pero mi propia experiencia, y mis relaciones con familiares directos (directísimos) me demostró y demuestra que hasta estas relaciones pueden no ser eternas. O incapaces de sostener intensidad e incondiocionalidad.

Sin hilar fino ni caer en situaciones que resultarían excluyentes para cualquiera puedo repetir enconces que mis amigos son, desde que los tengo (la mayoría de ellos desde la más tierna infancia) el patrimonio mayor de mi haber.

Y los atesoro como lo que son. Y siempre estamos. Ellos para mi y yo para ellos. Al margen de que -por las situaciones que fueren- perdamos contacto por un tiempo.

Resumiendo... Que todo tipo de relación puede ser efímera (o más efímera) que una amistad. Parentesco sanguíneo, noviazgo, matrimonio... He visto quebrarse y romperse más relaciones de estas que amistades.

Y ahora volviendo al tema...

Por mi experiencia, tuve algunas amigas. Y si sentencié conjugando el pretérito perfecto simple no es por otra cosa que esas amistades ya no existen. Y no existen porque pasaron a otro nivel...

Ej. 1 = Le tiré los galgos, no aceptó.
Ej. 2 = Azuzó a la jauría, no acepté.
Ej. 3 = Le solté los pitbulls, los paré de pechito.
Ej. 4 = Me tiró encima el caniche toy, lo abracé.

En los Ej. 1 y 2 el deseo, la atracción, se manifestaron y la amistad jamás volvió a recomponerse de semejante fisura.

En los Ej. 3 y 4 la amistad pasó a ser una "relación". Con amor o sin él, pero de seguro que sin amistad ya. Terminada la relación, la nada misma...

Alguien dijo por ahí -y aunque la frase sea un tanto cursi es bastante cierta- que "-Darle amistad a quien pide amor es como darle un mendrugo de pan a un sediento..."

Pero... (Y aquí lo que motivó esta entrada, no se vaya ahora, si llegó hasta aquí continúe leyendo)...

¿Qué pasa si uno realmente ofrece y entrega su amistad -a alguien del sexo opuesto continuando la exposición de este tipo de casos- y no es correspondido? Digo, sin segundas intenciones, sin jamás haber dado una pequeña señal de deseo ó atracción más que la de valorar sus condiciones de ser humano inteligente, coherente, sabio, entrañable...

Digo, uno puede -como en los ejemplos 1 y 2 ya señalados- recibir o propinar un categórico "-No..." con más o menos excusas y/o explicaciones y -sin llegar al nihilismo- superar el trance de rechazar y/o ser rechazado en una situación que sugiere el deseo de relacionarse y la propuesta incluye -más o menos explícitamente- sexo.

Pero... ¿Cómo superar esto? No sé, será que no me pasó nunca. "-No debería afectarme..." me repito como un karma, pero no logro superarlo...

Entiendo que ella se está anticipando a una propuesta de este tipo por mi parte. Es decir, espera que yo avance en el sentido de proponerle algo que incluya una relación más que amistosa...

Supongo que será que todas las veces que se le acercó alguien del sexo opuesto terminó ineludiblemente en eso...

Me siento ofendido en la amistad. En esa "amistad" que yo creí existía y ahora entiendo que no, ya que es asimétrica y va en un sólo sentido, en una relación en la que yo doy y no recibo, en la que abro puertas y ventanas -y hasta entrego mi llave- y en la que sólo me topo con sus cerrojos bien cerrados.

Me siento absurdamente puesto en el mismo nivel de los "chicos" (así los llama ella) con los que eventualmente sale y sí, no tienen otra intención más que la que terminar intimando sexualmente. Y con esto no quiero ser peyorativo con quien busca una relación eventual, qué va, si yo también lo hago. Pero ella me conoce desde hace años, y mucho. Que sabe donde me aprieta el zapato, lo que me gusta y lo que no, la clase de tipo que soy... Por eso no me banco que me haya llevado hasta ese nivel para con ella. Tal vez haya estado mucho tiempo cerca de "chicos" y pocas veces ante un "hombre", muchas menos ante todo un "caballero"...

Por último me siento insultado en mi inteligencia. Porque esto denota que me cree tan perejil y tan falto de calle como para no darme cuenta que ella -como mujer- no se interesaría en alguien como yo -como hombre- por al menos cinco razones bien identificadas (y algunas de ellas, justificadas). Creo que hasta fue tácitamente concensuado en todo el tiempo que nos conocemos y por ello está claro -o pensé que lo estaba- que tampoco ella (por un par de razones menos) me interesa a mi como mujer...

Me sobra adoquín y las canas que cultivé durante cuatro décadas me hacen guardar el deseo en el cajón ante un caso como este. Porque le doy a la amistad el valor que merece. Y no la pondría en riesgo, mucho menos cuando ya sabemos los dos y de antemano -tal como ya dije- que una relación de otro nivel entre nos sería imposible... ¿Entonces qué? ¿Sacrificar una amistad por una noche? Parece un costo leonino... Aunque quitemos el último adjetivo porque el costo sería para ambos.

Nada, que yo pensé que éramos amigos. Y me desayuné desasnándome con que no, con que era sólo yo el que pensaba así. Ella -ahora compruebo- pensó siempre que yo era "uno más" y que no iba a pasar mucho tiempo en caer en el consabido "avance"...

Sin eufemismos entiendo se equivocó esta Chiquita. Excelente persona, comprometida socialmente, inteligente (bastante) aunque muy teórica, sin calle, ni siquiera una 'cortada'... Tan extrañamente -por su capacidad y su formación- atenta al "envase" (sobre todo al propio) que termina por descuidar el contenido...

Sin falsa modestia, me reconozco un gran amigo y los que gozan de mi amistad me lo hacen saber en cada acto y expresión para conmigo. Se siente el "ida y vuelta", y reconforta y proporciona un bienestar inexplicable...

Ella tuvo en sus manos el cincuenta por ciento de una gran amistad. Tenía que poner el resto pero le resultó muy caro, cuando en verdad se trataba de una "ganga"...

Con esta última experiencia -la extensamente relatada- termino por contestar a la pregunta que da título a la entrada: No. No existe.

Y no es que yo busque este tipo de amistad. Digo, no ando por ahí buscando a la mujer con la que pueda compartir una gran amistad y nada menos -ni nada más- que eso.

Pero estimo que es difícil y muy poco proble que lo logre. Entiendo que todas las oportunidades que tuve se malograron (los casos de los ejemplos) inexorablemente porque alguno manifestó -con concreción o no- una propuesta extra-amistosa.

Porque tal parece que con que uno de los dos apenas piense que el otro puede llegar a insinuársele también es causal de que la amistad no cobre estado.

Repasando el texto de esta entrada antes de publicarla (además de darme cuenta que quedó muy larga), entiendo que me expongo al facilismo de la réplica chistosa que rece "-Lo que pasa es que le tenés unas ganas bárbaras y se dió cuenta..." Pues no, nada más inexacto. Casi ninguno de mis amigos -en el sentido visceral del vocablo- lee mi blog (ella, aunque ya no puedo decirle "amiga", tampoco) pero podrían dar cuenta de ello.

Entiendo también que otros dirán que sangro por la herida y sí, nada más cierto. Estoy quebrado, se trata de alguien que aprecio mucho y es una herida que tardará en cerrar (si es que alguna vez cierra). Sobre todo porque el día a día me condena a seguir tratando con ella...

Y vuelvo sobre un punto... Los rechazos a las propuestas típicas de "salir", tener una relación, un noviazgo, etc. se superan. La ruptura matrimonial se supera. Los rechazos laborales se superan. Los deportivos, los intelectuales... Pero... ¿Cómo superar que alguien desprecie algo tan valioso y tan "gratuito" -en el caso de poner tan poco en juego cuando el otro ya puso todo- como una amistad?

Bueno, más luego les cuento "cómo"...

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Música de miércoles [0013]

Si hay algo en lo que no había incurrido este ciclo es en la faceta romántico-melosa. Pero todo llega...

...y de la mano del Rey del Vallenato, "El Pipe" Peláez irrumpe también este género en "Música de miércoles". Ahí va...


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Enredado en las redes...

...sociales. Sí, esto de la pluralidad de redes sociales me lleva como bola sin manija de una a otra, sin escalas y vertiginosamente.

Y el resultado es que -como bien reza aquél refrán que dice "no se puede tocar la campana y dar misa a un tiempo"- mientras uno le da bola a una red, desatiende las otras...

[Seguir leyendo al compás de este tema, hay que darle al play]
Hace bastante que había abierto mi cuenta de twitter pero la verdad es que nunca le dí mucho uso, la tenía abandonada.

Y es que me pareció por entonces -y confirmo ahora- que el twitter requiere mayor atención que el resto de las redes sociales. La mecánica y la espontaneidad de esta red exige a sus usuarios "estar allí" casi de manera constante. Exigencia que al momento de abrir yo la cuenta de marras no podía cumplir. Ni mi trabajo -en donde utilizamos una intranet propia sin acceso a internet- ni mi (anterior) estado civil lo permitían...

Pero al cabo de agenciarme un BlackBerry resignifiqué el "tema twitter" y aprendí a disfrutar de sus bondades (que me enganché como un nardo a boludear con eso bah).

Así fue como dejé de un lado facebook y continué sepultando a mi vieja, querida y "original" red social por excelencia: Blogger.

Hace poco -17 días- habrán visto esta entrada en la comunicaba mi regreso a Blogger. Pero de la misma manera que Ulises -el navagaba el már Jónico y yo, la web- fue seducido por el canto de las Sirenas entre Helios e Ítaca, en mi regreso a Blogger me sedujo el #TL de twitter, con todos sus #MD, sus #FF y #HT ...

Pero noté que mientras boludeo utilizo twitter siento una comezón, como la que aparentemente sienten -según me contaron- quienes engañan a sus parejas al momento de hacerlo...

Y caí en la cuenta de que lo mío es el blog, y que el sufrimiento que me produce su abandono es mayor a la desazón de su actualización o al desafío que supone organizar y cazar a todas mis fainás musas, que de abandonadas y traicionadas están jugando conmigo a la mancha...



PD: Si me quieren seguir en twitter → http://twitter.com/rapote
Si me quieren ubicar en un BlackBerry Chat → PIN 2277C41E

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

...después de larga ausencia

Y si. Y ni estuve de viaje, ni con excesivo laburo. En fin... Compromisos sociales me mantuvieron alejado de la blogósfera...

Y cuando digo "-...de la blogósfera..." explico -sin excusarme- y por las mismas razones -recuerden, "Compromisos Sociales"- mi desatención para con sus blogs.

Pero bueno, estoy de vuelta. No sé por cuánto tiempo, pero es lo que hay.

Se me ocurrieron varias potenciales entradas pero no supe plasmarlas adecuadamente. No por falta de musas, sino por exceso de ellas. Prueba más de que el exceso puede ser tan o más contraproducente -para muchas cosas- que la carencia. Los extremos son malos diría alguien cayendo en un lugar común.

Nada, esto no pretende ni ser una entrada. Tampoco un aviso (o sí). Acá estoy, les traje tortas fritas...

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]