Va a estar bueno Gambito Benko...

En este blog, estamos trabajando para Usted, sepa disculpar las molestias. Como quien se va sin que lo echen, estaremos volviendo...


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

¿ GAME OVER ?

Es al cuete...
Se me hace cuesta arriba...
Perdí interés...




¡Hasta pronto!

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Hoy su imagen me tortura

Cuando todo parece estar ya escrito y compuesto en la música ciudadana, nos encontramos con jóvenes que quieren. Y pueden. Así nacen los tangos del S.XXI...

A la Orquesta Típica Fervor de Buenos Aires la conocí por casualidad caminando por la feria dominguera de San Telmo.

Aquella curiosa -y talentosa- formación se trasladaba (piano incluído) a las calles del sureño barrio para brindar recitales al aire libre, "a la gorra", y vendía allí mismo sus CD's.

Me sorprendieron -y detuve mi marcha aquel día- con una muy buena versión de "Charol" y me quedé buen rato a escucharlos. Compré el disco claro. "Charol" no estaba pero sí unos 13 tangos bien ejecutados. Y entre ellos, tres de su propia producción. Sí señores, tangos del S. XXI.

Es una lástima que -desconozco los motivos- la formación se haya separado. A escucharlos...

"Pibita" (2005) - Tango
Letra: Matías Mauricio | Música: Javier Arias
Orquesta: Fervor de Buenos Aires | Canta: Diego Di Martino


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

El comediante de acero

Probablemente lo hayan vislumbrado ya en "The Hangover", pero el histrionismo y las condiciones para la comedia de Mike "IronMan" Tyson van in crescendo... Créanme.


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Música de miércoles [0015]

El rap (en este caso fusionado) también tiene espacio en este ciclo. Pero para darle 'el toque MdeM' está en italiano...

De la mano del inefable Caparezza, su "Cacca nello spazio". A ver...


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

La Dama del Japón

Introducimos ahora a las voces femeninas en el tango. Y también, a las voces extranjeras...

Y gracias a Ranko Fujisawa lo haremos en una misma entrega. La nipona cantaba por fonética pero con gran sentimiento. Y no lo hacía nada mal...

"Que falta que me hacés" (1951) - Tango
Letra: Federico Silva | Música: Armando Pontier y Miguel Caló
Orquesta: Miguel Caló | Canta: Ranko Fujisawa


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Tribulación desbocada

Otro intento de soneto mal madrugado, que surgió casi espontáneo una mañana. Demasiado temprano era como para escribir...

Desayuno un mar de dudas
en la sal de tu figura
poniendo coto a esta hambruna
que no para de ladrar.

La indiferencia de un niño,
el vuelo corto de un ave,
las horas que se me caen
sin poderlas atrapar.

Encuentro al fin mi armadura
y en un rapto, así, inspirado,
esquivando un sol que apura...

Aborreciendo este mal,
sin importarme la hondura
espero el fin del final.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

La caja boba

Muchas veces nos sorprendemos ante una placa de Crónica TV. O miramos un segmento de "Impacto Chiche" y no damos crédito a lo que estamos viendo...

...entonces pensamos que la TV vernácula apesta, que está llena de impresentables, que no hay filtros...

Pero los efectos de la globalización son tangibles amigos... Y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que "-La TV apesta" así 'a secas'. Acá, en la China y en Japón. Y en el gringo país del norte claro. Sino, observen a este experto de Seguridad Escolar encargado de orientar a alumnado y familia sobre cómo prevenir ataques sexuales en colegios y escuelas...




PD: Sí, si. Ya sé. Esta entrada ya fue publicada, pero esto es un 'refrito' mientras encamino la frecuencia de publicación que quiero darle al blog. Y sí, hace rato que no me doy una vuelta por sus blogs. Ya lo haré, palabra.

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Música de miércoles [0014]

La música instrumental engalana este ciclo. Y nada menos que con la ejecución de dos maravillosas guitarras.

Los mexicanos Rodrigo y Gabriela nos deleitan con -su ya clásico- "Diablo Rojo". Este video es el clip de difusión y algún desprevenido podrá creer que la magia de la edición hizo posible que sonaran así como suenan, pero tuve oportunidad de oírlos en recitales -en vivo y en directo- y suenan así. O mejor...


[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Intentando igualar desde lo negativo

Ó "Embarrando la cancha", ó "Generalizando miserias", ó "Salpicando mierda"... Cómo prefieran titularlo.

Hace rato que no escribo de política. Y que no me expreso -al menos en este medio ya que en otras redes sociales como facebook y twitter lo hago con frecuencia- sobre este particular pero... Bueh... Aquí una (no tan) breve apostilla...

De todas los debates -y discusiones, cómo no- que vengo sosteniendo acerca de "Kirchnerismo vs. Anti-Kirchnerismo", tal parece se ha instalado la cosa, concluyo en que la estrategia del segundo grupo tiene base unidireccional hacia la enumeración sistemática de los yerros -ya sea por incapacidad, ya sea por mala fe (independientemente que sea o no comprobada)- de esta gestión de gobierno (en la que se toma como un todo al tándem presidencial Kirchner-Fernández).

Es decir, a falta de méritos de la oposición toda y con carencia comprobada de propuestas superadoras y viables, se ponen a ensuciar esta gestión para que quede literalmente en el pozo, allí mismo en donde se localizan todos y cada uno de los candidatos -o potenciales candidatos- opositores.

Seguramente en los mismos comentarios de esta entrada -si es que la leen y se animan a comentar- intentarán machacar una vez más contando las hijaputeces del "Matrimonio K"...

Pues... Ya me cansé de girar en círculos sobre lo mismo. Me cansé hasta de 'defender lo indefendible' porque, es bien cierto, hay montones de situaciones que achacarle a esta gestión.

Pero... Si cargo las tintas sobre el "debe" de los "K" ¿no debería cargarlas sobre el "debe" de todos los otros también?

¿Qué proponen? ¿Mandar a la mismísima mierda al sistema democrático que tenemos y tanto -mucha sangre derramada incluída- nos costó recuperar? ¿Dinamitar a la clase política entera? No me resulta muy viable que digamos...

Entonces... El escenario está planteado de tal forma que me parece mezquino ponernos a contar las cicatrices... Lo dicho... Todos las tienen, y bien visibles. Los "K" y el resto, TODO el resto...

¿Esperar por una "Nueva Clase Política"? No hay tiempo. Además, es tan inválido nuestro reclamo de una clase política honesta desde la postura inactiva que adoptamos que debería darnos vergüenza.

Nos la pasamos criticando a anteriores, actuales, futuros y potenciales. Pero nunca hacemos ni una puta denuncia ni nos involucramos en la política blandiendo muletillas del tipo "-La política es sucia, no podés entrar porque si sos limpio intentarán ensuciarte o te expulsarán..." ó la -mucho peor- "-Le toca a nuestros hijos..." dejando correr la bocha...

No nos quejemos entonces de la política si renegamos de participar activamente en ella, desde el (pequeño) lugar que nos toque o decidamos como trinchera.

Decía... Que "igualando" a la categoría de mierda a la clase política toda por "la vía del debe", de lo negativo, nos quedamos en fojas cero. O sea, es el denodado intento opositor (de todos los sectores anti-K) por pretender este estado 'llano' y desolador que haga que la gente vote por votar. O mucho peor, al escuchar sólo -repetitiva y constantemente- la parte negativa de la gestión oficialista decidan votar por votar pero a cualquiera menos a Cristina Fernández...

Yo digo... ¿Y si hacemos el ejercicio inverso? ¿No sería -a la vista de que todos tienen (varios) muertos en el placard- más superador y constructivo contrastar las buenas acciones de gobierno de unos y otros?

Propongo justamente esto, enumerar el "haber" de cada (potencial) candidato y contrastar todos los logros que cada uno de ellos realizó por esta Patria, por esta sociedad, por nuestro presente y futuro.

Luego, volveré a debatir. De escuchar "las malas" tengo los huevos llenos, digamos que estoy algo agotado... Enumérenme las buenas de sus candidatos anti-K, quisiera oírlas.

Mucho mejor, enumérenme las buenas de los "K". Que quiero ver lo que -premeditadamente- omiten...

Porque es fácil discutir y debatir desde la "no postura" que tienen los 'anti' al saber que tu voto (el mío en este caso) es "K"... Ellos juegan con mi carta a la vista, pero nunca definen a su candidato. Enrostran "las malas K" declarándose en contra pero no dicen si votarían a Macri, a Duhalde, a Solanas, a Carrió, a Cobos, a Alfonsín (es el hijo, ojo), a Sanz... Porque son incapaces de capear el temporal del contragolpe.

"Debate fácil" lo llamo. En el que sólo uno puede recibir críticas, y es quien se embandera, quien toma partido... ¿Los demás? Anónimos escondidos tras un blasón que -por algo- deciden ocultar. Cobardes conscientes de que la están jugando 'en contra' del bienestar general.

Es la primera vez que votaré a los "K". No voté a Kirchner ni a Fernández de Kirchner. Pero hoy, mi carta es esta.

Podrán estar o no de acuerdo, pero espero un argumento más sólido que el de "-Los 'K' hicieron 'esto' y 'aquello' mal y muy mal..." ¿Quién está libre de tirar la primera piedra?

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

El precio de ocultar la verdad

Crítica de: SIN RETORNO
Dirigida por Miguel Cohan (Argentina/España, 2010)
Con Leonardo Sbaraglia, Federico Luppi, Martín Slipak y Luis Machín.


Miguel Cohan debuta en la dirección -si bien ya había colaborado en otras producciones- con esta, su ópera prima. Y no lo hace mal, además de ser -junto a su hermana Ana- también uno de los responsables del guión.

Historias que se entrecruzan trágicamente, decisiones equivocadas, actitudes cobardes y mezquinas, sed de venganza, fatalidades, negligencias, malas interpretaciones que derivan en daños irreparables... Toda una mezcla que, sin embargo y a pesar de sonar tan pesimista u oscuro todo, puede estar al alcance de cualquiera de nosotros. En un abrir y cerrar de ojos...

Un accidente de tránsito sin víctimas fatales, seguido de otro que termina fatalmente para el mismo damnificado. Abandono de persona, culpa. Protección paterna a ultranza del lado victimario. Clamor paterno desesperado del lado de la víctima...

Investigación escasa, justicia burocratizada, testigos que presuponen situaciones sin importar las consecuencias que desencadenen, desaparición de evidencia, mentiras, prensa haciendo su agosto... Y el hallazgo de un culpable, sin importar demasiado si realmente lo es. Pero que pague los platos rotos y conforme a todos...

El protagonista del primer accidente (Sbaraglia), de aquél accidente que no lastimó a la víctima, termina por ser el chivo expiatorio. Las -escasas- pruebas apuntan a él y, ante la avidez de culpabilizar por fin a alguien, se trocan contundentes. Casi inapelables...

La pelea por no perder la libertad de un inocente, las elucubraciones por ocultar la verdad y seguir impune de un culpable, la lucha de un padre pidiendo justicia por su hijo, la lucha de una familia por evitar que su hijo -culpable- termine tras las rejas...

Todos entran un un punto sin retorno, tal el título del film. Nada volverá a ser igual para ellos... ¿Tal vez confesando todo desaparecerá la culpa de unos? ¿Tal vez la venganza repare el daño de otros?

Situaciones casi patológicas tan comunes como por ejemplo la que motiva aquella pregunta, aquél lugar común de decir "-¿Hasta dónde llegarías para defender a un hijo?" se hacen carne en el relato.


Sin embargo el film no cierra redondamente y falla -a mi juicio, claro- en la puesta en escena. Se podrían haber logrado mejores momentos, mayores climax. Porque, justamente, el guión me resultó sólido, muy bueno. La música, o mejor dicho la ausencia de la misma (si existe, pasó inadvertida) jugó muy en contra a la hora de transmitir todo lo que esta historia debió transmitir al expectador.

Poco juego de planos y enfoques en una filmación casi rudimentaria, antigüa...

La -pobre- actuación de Martín Slipak también tiene bastante responsabilidad en este 'fracaso' que señalo. Es un personaje central -el victimario, nada menos- y el que debe lidiar con la mayor cantidad de sentimientos encontrados.

Tal vez y por su escasa experiencia el papel le quedó grande. Pero bueno, el guión exigía un joven de apenas veinte así que tampoco -y en el ámbito vernáculo- se debió poder echar mano de otro actor que lo hiciese mucho mejor...

Luppi tiene poca pantalla. Por supuesto que su actuación carece de fisuras, impecable. Sbaraglia se lleva al hombro la película y me pareció excelente la interpretación de Luis Machín.

La actriz vasca Bárbara Goenaga ocupa un lugar privilegiado en los créditos que me resulta inexplicable. Apenas es una -dudosa- figura decorativa, de escasa participación.

Repito: excelente guión con una dirección con -demasiados- vicios de principiante.

Calificación: El guión hace que valga la pena - 62/100

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]

Revancha a machete limpio

Crítica de: MACHETE
Dirigida por Robert Rodríguez y Ethan Maniquis (EEUU, 2010)
Con Danny Trejo, Jessica Alba, Michelle Rodríguez, Robert de Niro, Steven Seagal, Jeff Fahey, Cheech Marín y Don Johnson.


Todo empezó con aquella dupla de películas llamada Grindhouse en la que Robert Rodríguez dirigió Planet Terror y su ladero/socio/amigo, Quentin Tarantino, dirigió Death Proof. Además de los dos largometrajes, se "ambientó" el comienzo otorgando una estética setentosa vía trailers falsos (como alguna vez comentara en esta entrada del blog) entre los que destacó, justamente, "Machete".

Aquél 'fake trailer' se llevó las palmas y el deseo tangible de los fanáticos a los "exploiting films" hizo posible que Robert Rodríguez se tomara revancha de aquél fracaso que -en la taquilla y rentabilidad- significó Grindhouse. Porque, muy a pesar de la gran ponderación de los amantes del género y de gran parte de la crítica, aquella 'doble feature' apenas cubrió los gastos...

Pues bien... Machete volvió con todo y -condicionado por el falso trailer ya que se ajustó el largometraje a la gran mayoría de escenas de aquél- logró captar la atención de fanáticos y ajenos al género que, curiosos por la presión que los primeros ejercieron desde las redes sociales para que se realizara la película, se agenciaron sus entradas.

A la proliferación de estrellas -Robert de Niro, Steven Seagal, Don Johnson- Robert Rodríguez le sumó el ingrediente de las 'curvas peligrosas'. Y lo hizo, nada menos, que de la mano de Michelle Rodríguez, Jessica Alba, Lindsay Lohan y las gemelas Elise y Electra Avellán (sobrinas del propio Rodríguez que ya dejaran huella como las hermanitas baby sitters en Grindhouse).

Combinación bien preparada y estudiada a la hora de buscar el crecimiento de taquilla...

El ya típico 'plot' del héroe al que el villano le ejecuta su familia, que logra escapar por poco y busca venganza, se ve enriquecido por el no menos típico argumento del malo que contrata a un 'incauto de turno' para hacer un trabajo sucio y en realidad convertirlo en chivo expiatorio... Claro que se equivocaron al elegir. Y se metieron justo-justo en contra de "Machete" Cortez, el ex federal mexicano más duro que se puedan imaginar.

Tras esta organización se encuentra un político corrupto (de Niro) y el mismísimo asesino de mujer y descendencia de Cortez (Seagal), que vigilan además ilegalmente la frontera librándola de "espaldas mojadas" vía otro 'brazo ejecutor' (Johnson) con el único objetivo de controlar para sí el negocio de las drogas y seguir manipulando los precios de las mismas.

En el medio, una agente de control de ilegales (Alba) confronta con una organizadora de una red encubierta de ingreso de éstos (Michelle R.) a la vez que lucha contra sus propias raíces chicanas. Ambas caerán -cómo no- ante ¿el poder de seducción? de "Machete" Cortez...


Sumémosle numerosos -y efectivos- gags, presencias 'históricas' -como Cheech Marín, infaltable- para los seguidores de Rodríguez, tiros, explosiones, persecusiones, alguna que otra escena truculenta y/o bizarra, y el infaltable duelo final entre antagonistas para obtener un cóctel final de entretenimiento asegurado.

Calificación: Acción "a lo Rodríguez" - 71/100

[LEER ARTÍCULO COMPLETO]